La episiotomía

Incisión en el periné durante el parto

La episiotomía es uno de los procedimientos quirúrgicos más frecuentes del mundo que comenzó a utilizarse de forma masiva en los años 50, aunque la primera cita bibliográfica data de 1742, en la que un médico irlandés (Fielding Ould) recomienda su uso en partos complicados para vencer la resistencia perineal y favorecer a expulsión fetal. En el siglo XIX, Michaelis, Tarnier y Crede, recomiendan la sección del periné en sus partos y en el siglo XX, De Lee y Pomeroy aconsejan practicarla de forma sistemática en todos los partos.

En la actualidad se practica casi de forma sistemática en todos los partos vaginales aunque la tendencia es hacerla de forma selectiva a las mujeres que la necesiten (según las indicaciones).

La episiotomía consiste en la incisión de la vulva y el perine para ensanchar la parte inferior de la vagina, el anillo vulvar y el tejido perineal. De esta forma se intenta acortar el periodo expulsivo del parto y evitar la producción de desgarros de III y IV grado, cuya preparación es más complicada que la de una incisión quirúrgica y tiene un postoperatorio más tórpido y doloroso. Al mismo tiempo, se pretende impedir una excesiva y mantenida distensión de los músculos del periné que a largo plazo, por desgarros subyacentes, provocaría prolapso genital e incontinencia urinaria.

En el primer parto (primíparas) se realiza en el 80 - 90% de los casos y a partir del segundo, se practica alrededor del 50%. Es discutible practicarla en mujeres con partos múltiples (multíparas).Las episiotomías suelen hacerse mediolaterales desde la vulva hasta un lado del periné ya que es la forma que más se aleja del ano previniendo  así su desgarro.

En la mayoría de los casos, hacer la episiotomía no duele ya que en la totalidad de los casos la mujer tiene anestesia epidural. En aquellos casos en los que no hay anestesia epidural, se suele aplicar anestesia local antes de hacer el corte. Sin embargo, aunque la mujer no esté con ningún tipo de anestesia, la presión que ejerce la cabeza del bebé sobre el periné hace que la zona está adormecida y el corte no resulte doloroso.

El dolor de la episiotomía puede aparecer en el postparto, como se explicará más adelante, pero no en el paritorio.

La episiotomía en el parto