6 cosas que no debes hacer en el embarazo

Ponen tu salud o la del bebé en riesgo

En el embarazo tienes que cuidar de tu salud y de la del pequeño que crece dentro de ti. Por eso hay algunas cosas que no debes hacer. Otras cosas, en cambio, si no hay contraindicación médica expresa, puedes hacerlas en el embarazo. Tu organismo está sometido a un sobreesfuerzo y hábitos que cuando no estás embarazada no tienen ninguna repercusión ahora pueden resultar dañinos para ti. Por otro lado, tu bebé es muy frágil y actitudes que a ti no te hacen ningún mal pueden poner en riesgo su correcto desarrollo. Con la ayuda de la matrona María Suárez de Lezo, de llamaalacomadrona.es, te decimos cuáles son.

  • ¿Puedo dormir boca arriba?

    “Al principio del embarazo, no hay ningún problema. Pero cuando el útero ha crecido es mejor dormir hacia el lado izquierdo. Boca arriba, el útero presiona la vena cava y la sangre no llegará al corazón de manera fluida, lo que puede provocar una ligera hipotensión”, explica la matrona. Lo ideal entonces dormir de lado, “y mejor del izquierdo que del derecho, y del derecho mejor que boca arriba”, añade, aunque siempre debe priorizar la comodidad de la madre.
  • ¿Puedo tomar café?

    “Se recomienda no tomar más de 200 mg de cafeína al día, y eso incluye no solo al café, también a los refrescos de cola o al té”, explica María Suárez de Lezo. Por encima de esa cantidad algunos estudios lo relacionan con riesgo de aborto. Esa cantidad equivale a dos tazas, aunque depende mucho de la variedad del café y del modo de prepararlo. Y si tomas una lata de refresco, ten presente que contiene alrededor de 35 mg de cafeína. En cualquier caso, conviene reducirlo al máximo o incluso eliminarlo, ya que la cafeína es un estimulante y en el estómago genera muchos ácidos, lo que empeora algunos de los síntomas del embarazo, como las náuseas, el ardor de estómago y otras molestias estomacales. “Hay opciones para reducirlo, como tomar la versión descafeinada o pasarse a las infusiones”, dice María Suárez de Lezo.
  • ¿Puedo beber una copa de vino?

    No. “No hay una dosis mínima de alcohol permitida en el embarazo”, afirma rotunda la matrona María Suárez de Lezo. El alcohol atraviesa la barrera placentaria y llega directamente al feto, provocándole el síndrome de alcoholismo fetal, que puede conllevar retrasos cognitivios, y otras alteraciones como Crecimiento Intrauterino Retardado (CIR).
  • ¿Puedo fumar un cigarro al día?

    Lo ideal es que en la gestación se abandone por completo el tabaco. “La ansiedad que genera en una fumadora dejar el tabaco no es buena para el feto, pero tampoco lo es el tabaco”, nos dice la matrona. Los componentes de los cigarrillos (alquitrán, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, cianuro de hidrógeno, metales, amoníaco y nicotina, entre muchos) atraviesan la placenta y llegan al feto. Además en las madres fumadoras, la placenta funciona peor y restringe el paso de oxígeno al feto provocando Crecimiento Intrauterino Retardado (CIR) y que el bebé nazca con un menor peso.
  • ¿Puedo ponerme Botox?

    “El Botox, o toxina botulínica, está totalmente contraindicado en el embarazo”, comenta María Suárez de Lezo. “Incluso se recomienda que tras un tratamiento con Bótox, la mujer espere tres meses para quedarse embarazada”. De todas formas, quizás no te haga falta usar tratamientos estéticos para estirar tu piel: en el embarazo por efecto de las hormonas la piel está mucho más tersa y brillante, y te verás guapísima.
  • ¿Puedo seguir con la depilación láser?

    No. Debes retomarla tras el parto. “La depilación láser está contraindicada en el embarazo”, nos comenta María Suárez de Lezo, quien señala que para eliminar el vello en el embarazo lo mejor es el rasurado o cuchilla. “No se debe usar la cera caliente, ya que agrava los problemas de vascularización y las varices, tan frecuentes en la gestación”, añade. También advierte que los pelillos que a menudo aparecen en la zona de la areola del pecho o en la tripa durante el embarazo, conviene dejarlos y no eliminarlos. “Tras el parto se caen solos pero si se han rasurado o arrancado vuelven a aparecer”.
Caridad Ruiz