8 señales para saber si el bebé toma suficiente leche materna

Cómo comprobar que tu hijo se alimenta bien con el pecho

La lactancia materna genera muchas dudas en los padres, sobre todo cuando se trata del primer bebé. Una de las más angustiosas es saber si el bebé come lo suficiente o si se está quedando con hambre. Aquí encontrarás 8 signos que te indican que tu bebé está bien alimentado y otras 8 señales que te advierten que, por el contrario, no come lo necesario.

Recién nacido con lactancia materna

Uno de los grandes retos de los padres después de nacer el bebé es la lactancia materna. El comienzo de la lactancia materna suele ser una sucesión de dudas. La primera es si el bebé toma suficiente leche materna y si está bien alimentado.

Aunque se ha intentado buscar un método para averiguar la cantidad de leche que come el bebé en cada toma, ninguno ha sido lo suficientemente fiable como para utilizarlo. Entonces, ¿cómo sabemos si el bebé ha comido lo suficiente y no se queda con hambre? Aunque tu hijo recién nacido es incapaz de decírtelo con palabras, te hablará con un idioma propio que los padres y madres terminan aprendiendo. 

8 signos de que está bien alimentado


1 Moja los pañales

Puede que los dos o tres primeros días orine menos, pero después deberá mojar entre 6 y 8 pañales diarios.

2 El color de la orina

La orina es de color claro. Signo de buena hidratación.

3 Hace caca

El primer día de vida expulsará el meconio, la caca que resulta de digerir el líquido amniótico que el bebé traga antes de nacer, una caca de color verde muy oscuro y pegajosa que poco a poco irá cambiando de color hasta llegar a la de color mostaza, pastosa y grumosa típica de la lactancia materna. Las cantidades y número de cacas con lactancia materna es muy variable, pero los primeros días serán bastantes.

4 Hace ruido al tragar

Se oye como traga leche. Cuando succiona no hace ningún ruido, pero se puede oír perfectamente como traga.

5 El pecho se vacía

Cuando acaba la toma el pecho se nota más blando que al principio de la toma.

6 El bebé se duerme

El bebé se queda relajado después de comer y duerme tranquilo.

7 El bebé gana peso correctamente

Por lo general, recuperan el peso del nacimiento a los 10 días aproximadamente del nacimiento.

8 Notarás sed y hambre

Cuando el bebé hace la toma la mamá nota sed y hambre, signo de que está saliendo una buena cantidad de leche.

Madre dando el pecho al bebé

8 Signos de que no toma suficiente leche materna


1 El bebé llora, se muestra irritable y no se calma después de la toma.

2 No hace pis y no moja suficientes pañales. 

3 El pis es oscuro, señal de que está concentrada porque el bebé no está bien hidratado.

4 No hace caca.

5 Pasados unos días, las tomas son largas y el bebé parece no saciarse nunca.

6 El bebé tiene la boca y la lengua secas.

7 No gana peso o no recupera el peso del nacimiento.

8 No notas que el pecho se llene de leche y la sensación de llenado no cambia cuando el bebé mama.

Madre con bebé llorando

    ¿Cómo tener éxito en la lactancia materna?


    Que tu bebé tome suficiente leche materna para estar bien alimentado en sus primeros días de vida va a depender en parte de varias "buenas costumbres" que empiezan en el mismo momento del parto. Te contamos cuáles son:

    Empezar la lactancia materna en el paritorio

    Lo ideal es comenzar la lactancia materna en el mismo momento del parto, aprovechando el contacto precoz piel con piel que haremos con el bebé en el mismo momento del nacimiento. Las dos primeras horas de vida el bebé estará muy despierto, habrá muchos estímulos y todo le llama la atención así que aprovecharemos para iniciar la lactancia materna. Recuerda que el bebé es capaz de succionar ya en el útero materno.

    La lactancia materna siempre a demanda

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda lactancia materna a demanda…Pero cuando hablamos de un recién nacido, ¿qué quiere decir lactancia materna a demanda?

    • El bebé pide muchas tomas al día: entre 8 y 12 tomas. Ten en cuenta que aunque tu hijo pase bastante tiempo en el pecho, la cantidad de leche que toma es muy poca. Su estómago es muy pequeño y además el recién nacido se para mucho porque necesita descansar en la toma. .
    • El bebé está enganchado al pecho mientras quiera y no se lo quitamos salvo que lo suelte espontáneamente o se duerma al pecho.
    • En los primeros días nuestra leche es el calostro, una leche con todo lo necesario para que el recién nacido esté bien nutrido e hidratado, de fácil digestión para que el aparato digestivo del bebé empiece a funcionar.

    Calostro leche materna

    Conseguir un buen agarre al pezón 

    Un buen agarre es fundamental para que el pezón no duela, ni se agriete y nuestro bebé coma lo suficiente.

    Sujeta al bebé frente a ti. La tripita del bebé debe estar contra tu abdomen, con su cabeza a la altura del pecho y su boca frente a tu pezón. Estimula con el pezón su boca y cuando la abra bien, acércale, de manera que introduzca en su boca todo el pezón y la parte de areola que sea posible. Si está bien enganchado, tendrá los labios evertidos y verás que mueve su mandíbula e incluso el lóbulo de la oreja al succionar.

    ¿Cómo es la subida de la leche?

    A partir de las 72 horas de vida del bebé, aproximadamente, tendremos la subida de la leche. Es el momento en que el calostro se transforma en leche de transición, ya con mayor porcentaje de grasa.

    Ahora el bebé ya se sacia, pero, de momento, tendremos que seguir ofreciendo el pecho con frecuencia, siempre que quiera. A medida que pasen los días, tomará más leche en cada toma y recuperará el peso del nacimiento. Ten en cuenta que los recién nacidos pierden entre un 5% y un 7% de su peso al nacer, que se restablece entre el 10º día y el 14º día de vida.

    ¿Cómo saber si el bebé tiene hambre?

    Es importante aprender a distinguir las señales de hambre estos primeros días:

    • No hay que esperar a que el bebé llore desconsolado. Entonces ya no se querrá agarrar, habrá que calmarle antes.
    • Notaremos un leve aumento de actividad, veremos que el bebé busca, se lleva la mano a la boca e intenta chupar lo que tiene cerca, es el momento de ofrecerle el pecho.
    • Si no se despierta, la forma de ofrecerle el pecho es colocarle piel con piel, como en el paritorio, y ofrecerle el pecho así.
    Natividad García
    Matrona del Hospital Clínico San Carlos (Madrid)