Desarrollo del feto en la semana 36: Ya pesa dos kilos y medio

Cuidado con el "síndrome del nido"

Desarrollo del feto semana 36

En la semana 36 de embarazo, el bebé pesa alrededor de dos kilos y medio y mide cerca de 50 centímetros. Esta es la última semana en la que se considera parto prematuro, aunque si naciera ahora las complicaciones serían mínimas. Ahora gana alrededor de 200 gramos de peso por semana.

Cómo es un bebé de 36 semanas


  • Su rostro es liso y a medida que ha ido guardando grasa, la mayoría de las arrugas ha desparecido en la semana 36 de embarazo.

  • Los pulmones son los únicos órganos que aún siguen madurando.

  • Sus huesos se han endurecido, excepto los de la cabeza que son más blandos y flexibles para poder atravesar el canal del parto.

  • El vérnix, la capa de grasa que cubre su cuerpo, es cada vez menos gruesa y se deja entrever la piel sonrosada.

  • Sus movimientos ahora son menos vigorosos porque dispone de un espacio bastante mas reducido que hace unas semanas. Si tocas tu tripa, y el bebé está bien colocado estarás acariciando su espalda. De todas formas sus movimientos son fuertes y vigorosos y es fácil adivinar un pie o el codo en forma de protuberancias, y si los presionas ligeramente comprobarás que  se revuelve. Será su primer juego contigo.

 

Qué nota la madre en la semana 36 de gestación


Muchas mujeres en esta fase del embarazo experimentan una dosis extra de energía que emplean en limpiar la casa, ordenar cajones… Es el llamado síndrome del nido: la madre prepara el hogar para la inminente llegada de su hijo.  No es preocupante, pero conviene no agotarse y guardar energías para el parto y el cuidado del recién nacido. Además, conviene tener preparada la maleta que vas a llevar a la maternidad con tus objetos de aseo, ropa y las prendas de primera puesta para el bebé.

Síntomas semana 36 de gestación

Un consejo para alimentarte mejor

Ahora son frecuentes los edemas o hinchazón de piernas, tobillos y manos por la retención de líquidos. Para prevenirlos o aliviarlos te conviene reducir los alimentos muy salados y la adición de sal y beber agua suficiente.

Los líquidos ayudarán al sistema excretor a eliminar lo productos de deshecho y el exceso de líquido. Hay alimentos que son diuréticos naturales, como la alcachofa o la piña. En cambio, evita las sopas de sobre, los alimentos en lata, bebidas con gas o salsas y comidas precocinadas, ya que contiene niveles muy elevados de sodio.  

Un consejo para aliviar molestias

Tu pecho está preparado para la lactancia materna y por eso ha crecido ahora de forma espectacular. Muchas mujeres notan cierta tensión mamaria y notan que están muy sensibles, incluso es probable que por el aumento de volumen y esta especial sensibilidad el pecho les incomode a la hora de dormir. Una buena media es acostarse con un sujetador que no oprima nada (por supuesto, sin aros), fabricado con tejidos naturales para evitar alergias.

 

Ángela del Tío