Todo lo que debes saber sobre cinturón pélvico en el embarazo

Alivia el dolor en las articulaciones de cadera y pubis

El cinturón pélvico sirve para aliviar el dolor en el área del pubis o de la cadera tan frecuente en el embarazo y el posparto por la distensión de la musculatura de la zona. Te explicamos detalladamente en qué consiste y cómo debes usarlo.

Qué es el cinturón pélvico


Cinturón pélvico contra dolores de cadera y pubis en el embarazo

El cinturón pélvico es una banda elástica que se ajusta en la zona de las caderas, que emplea tanto en el embarazo como en el posparto, cuando la madre sufre dolor en las articulaciones de la pelvis.

Hay que tener en cuenta que durante el embarazo, la tripa crece y crece, y con ella toda la musculatura que rodea el abdomen. Los tejidos y todos los músculos del suelo pélvico, además de los del abdomen se encuentran distendidos y debilitados.

A este hecho muy visible se une otro que pasa muy inadvertido: tu organismo al final del embarazo y en las primeras semanas del posparto segrega grandes cantidades de una hormona llamada relaxina.

Ayuda a la elasticidad de las articulaciones pélvicas

Su función es ayudar a que las articulaciones de la pelvis se vuelvan más elásticas y la pelvis pueda moverse, y de esta forma permitir que el bebé pueda salir por el canal del parto.

Pero en ocasiones esa relajación en las articulaciones de la pelvis se traduce en un dolor que la zona del pubis que se acompaña de dolor también la zona baja de la espalda.

Incluso se puede llegar a producir una separación de la sínfisis púbica, la articulación que une los dos huesos de la cadera. En estos casos es cuando se suele recomendar el uso del cinturón pélvico.

Cómo funciona el cinturón pélvico 


Efectos del cinturón pélvico en el cuerpo de la embarazada

“Se trata de una cincha ligeramente elástica para que pueda ajustarse a las superficies óseas, que debe colocarse a nivel de los huesos iliacos, o incluso un poco por debajo, a la altura del pubis y parte media del sacro. Casi a la altura de las caderas”, nos comentan los fisioterapeutas de la clínica FisioMedit.

Los primero que tienes que saber es que no se trata de una faja. Esta prenda lo que hace es sujetar el abdomen, “suplir las funciones de los músculos que mantienen el abdomen y los músculos lumbares”.

En cambio, la función del cinturón pélvico, tal y como nos explican desde la clínica de fisioterapia FisioMedit, es la de “estabilizar las estructuras óseas y la musculatura y otros tejidos que rodean la pelvis”. Y otra gran diferencia a tener en cuenta: la faja en determinados casos puede llegar a ser contraproducente, ya que puede ejercer una mayor presión a nivel abdominal y perineal, lo que podría contribuir a debilitar los músculos del perineo y causar incontinencia urinaria.

 Sirve para embarazo y posparto 


El cinturón pélvico tiene dos funciones: en el embarazo y en el posparto

  • En el embarazo: “Está indicado en casos puntuales, cuando se vaya a realizar algún esfuerzo o existe un dolor previo que consideramos que puede remitir con el cinturón pélvico”, nos dicen en FisioMedit.
  • En el posparto: “Es frecuente que se den casos de dolor articular por una excesiva apertura de la pelvis”, señalan. Como ya hemos comentado anteriormente la relaxina permanece en niveles altos aun después del parto. “Además, en muchas ocasiones la posición de la pelvis es incorrecta”. En estas situaciones el cinturón ayuda a dar el estímulo para una correcta reposición. Se puede usar para el cierre de los iliacos y alivio de los dolores en el pubis”, añaden.

Uso del cinturón pélvico en el embarazo y posparto

 

Trabajar la flexibilidad de la pelvis

Hay que tener presente que se trata de un tratamiento complementario, del tratamiento del fisioterapeuta. “Es importante trabajar la flexibilidad, fuerza y tono postural de los tejidos que sujetan las estructuras de la pelvis, el abdomen y la zona lumbar”, señalan los expertos de FisioMedic. “El cinturón complementa y favorece los efectos positivos que se consiguen durante la sesión de fisioterapia. Nunca es un método aislado”, agregan.

Cómo se coloca el cinturón pélvico 


El cinturón pélvico consta de una banda y que según nos explican en FisioMedit se coloca de la siguiente manera:

  • Primero, la parte de atrás se sitúa por encima del sacro
  • A continuación, se lleva parte delantera por encima del pubis.
  • Por último, una vez colocada la banda, se ajustan las cinchas que desde atrás rodean la cintura por los laterales.

En cualquier caso, el fisioterapeuta siempre enseña a la mujer cómo colocarlo para evitar que un mal manejo pueda provocar lesiones. Hay que colocarlo a la altura de los trocánteres, que son los huesos que sobresalen en los laterales de las piernas, y a una altura adecuada, porque si los presiona, “será incómodo llevarlo y no conseguiremos nuestro objetivo”, afirman los expertos de FisioMedit.

Cinturón pélvico del embarazo: Cómo se coloca

Por otra parte, si las cinchas se aprietan demasiado, también puede comprimir mucho y molestar. Pero si por el contrario, se coloca sin presión, “y lo dejamos demasiado flojo quizás no tenga la utilidad que queremos darle”.

Además, hay que tener presente que solo se puede utilizar cuando la mujer está de pie, caminando o tiene que hacer algún esfuerzo. Pero si va a permanecer sentadas, puede resultar muy incómodo porque “se clava y no se puede flexionar el tronco”, explican desde FisioMedit. 

Otros usos del cinturón pélvico

El cinturón pélvico también puede ayudar fuera del embarazo y el parto.

  • Según nos comentan en FisioMedit, personas que tienen un debilitamiento de los músculos y tejidos que rodean la pelvis femenina.
  • Cuando hay hiperlaxitud o hipermovilidad, que provocar dolor en los ligamentos, en la zona lumbar en las articulaciones sacroilíacas.
  • En el caso de realizar deportes de impacto, como correr o saltar, o que impliquen un movimiento importante de la pelvis y la comuna vertebral, como el tenis.
  • Cuando la persona tiene que estar mucho tiempo de pie, por trabajo o por otras circunstancias, el cinturón pélvico ayuda a reposicionar la pelvis y mantener una postura adecuada.
  • En algunos casos e incontinencia urinaria de esfuerzo.

 

Caridad Ruiz
Redactora experta en Salud