Control del parto gemelar: cuidados y recomendaciones

El nacimiento de gemelos se suele producir en la semana 38

En el control de la gestación gemelar ya hemos visto lo importante que es saber la corionicidad (número de placentas) y la amniocidad (número de bolsas) porque esto nos va a condicionar el seguimiento del embarazo. Sin embargo, en el momento del parto, nos va a ser más indiferente -salvo situaciones muy especiales- el número de placentas y de bolsas, ya que el manejo va a ser el mismo para todas las gestaciones gemelares.

¿Cuándo y cómo se produce el parto de gemelos?


Esta pregunta os la hacéis con frecuencia las embarazadas de mellizos gemelos. Y es que aunque el embarazo dure una media de 40 semanas, en las gestaciones múltiples no vamos a dejar que lleguéis hasta el final. Bien es verdad que muchas de vosotras os pondréis de parto antes porque debido a la sobredistensión del útero empezáis con contracciones antes de tiempo; muchas de vosotras también rompéis la bolsa de forma prematura.

En principio, si ambos bebés están bien, dejaremos seguir una gestación gemelar bicorial biamniótica hasta la semana 38. A partir de esta semana se han descrito un mayor número de complicaciones maternas y fetales y hay estudios que confirman una tasa mayor de muerte fetal intraútero. Por eso, las tendencias actuales aconsejan no dejar más de 38 semanas una gestación gemelar, sea del tipo que sea.

En el caso de las gestaciones gemelares monocoriales biamnióticas (una sola placenta y dos bolsas), algunos centros optan por finalizar la gestación en la semana 36. Otros hospitales pueden prolongarla hasta la semana 38 si tanto la madre como los fetos están bien.

El caso de la gestación gemelar monocorial monoamniotica (una placenta y una bolsa) es el más complejo de todos, ya que ambos fetos comparten placenta y bolsa amniótica. En la mitad de los casos va a existir entrecruzamiento de los cordones umbilicales y esta complicación puede llevar a la muerte de uno o de los dos fetos. Por eso, estas gestaciones requieren un control mucho más estrecho. A partir de la semana 29 se comienzan a realizar monitores fetales dos veces por semana hasta la semana 32, en la que se finaliza el embarazo mediante una cesárea. Previamente se han madurado los pulmones fetales con corticoides, administrando dos inyecciones intramusculares en el glúteo de la madre con un intervalo de 24 horas.

Preparación ante el parto de gemelos


Ya hemos explicado que el momento idóneo para finalizar la gestación gemelar se sitúa en tormo a las 38 semanas de gestación. Se han detallado también cuáles son los métodos utilizados para comprobar el bienestar de ambos gemelos, ya que si uno de ellos está sufriendo, se deberá adelantar el momento del parto. Ahora vamos a exponer cuáles son los cuidados y recomendaciones en el momento del parto de una gestación gemelar.

  • Cuando llegues al hospital de parto, con contracciones regulares y rítmicas y el cuello del útero algo dilatado, te dejarán ingresada en el hospital. Lo primero que te realizarán es una analítica de sangre con hemograma y pruebas de coagulación. Luego te harán una ecografía para comprobar cómo están colocados tus bebés, la cantidad de líquido amniótico que tienen y el peso estimado de cada uno de ellos. Posteriormente te realizarán una monitorización externa para valorar el bienestar fetal de ambos fetos con un monitor de doble canal que captará simultáneamente la frecuencia cardiaca de los dos fetos.

Preparación para un parto de gemelos

  • Complementariamente a estas pruebas, la matrona o el ginecólogo te explorará vaginalmente para ver cómo está el cuello del útero. En esta exploración se valorará la dilatación del cuello, el borramiento o acortamiento del cuello, la posición (posterior, medio o centrado)  cervical y la consistencia (duro, medio o blando) del cérvix.
  • También se valorará cómo de alta está la presentación fetal que en la mayoría de los casos es la cabeza. Con todas estas variables se determina el llamado índice de Bishop en el que se asigna una numeración al estado de cada variable. Si este índice es mayor de 6, indica que tienes un cuello uterino muy favorable para un parto vaginal. Luego te tomarán una vía con un catéter para administrarte los sueros necesarios así como la oxitocina o cualquier  otra medicación que precises.

  • Será importante que sepas, que al igual que el embarazo de gemelos es de alto riesgo, el parto de gemelos también lo es. Por tanto, el parto lo realizará un equipo multidisciplinar compuesto por uno o dos obstetras, dos matronas, un anestesista y dos neonatólogos. A todos ellos se les avisará de tu ingreso en el hospital para que estén presentes en el momento del parto. Debes saber también que el parto siempre se realiza en un quirófano y, por tanto, el centro hospitalario deberá disponer de un quirófano libre desde el momento en el que ingreses de parto.

Dependiendo de la presentación o colocación de tus bebés, se decidirá la vía del parto. Siempre que el primer feto esté colocado de cabeza, o presentación cefálica, se podrá realizar un parto vaginal. Y si el primer bebé esté de nalgas, pies u otra posición que no sea la cabeza, habrá que realizar una cesárea. Por tanto, el primer feto, aquel que está colocado más cerca de la vagina, es el que determinará la vía del parto, independientemente de cómo esté el segundo feto.

 

Dra. María de la Calle Fernández-Miranda
Responsable de la Consulta de Embarazos Múltiples Unidad de Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia del Hospital La Paz (Madrid)