Cómo se realiza una fecundación in vitro

La técnica FIV/ICSI,la de más éxito pero más riesgos.

La fecundación in vitro (FIV) consiste en la obtención del óvulo y del espermatozoide y su fecundación en el laboratorio de reproducción. Una vez que obtenemos los óvulos, existen dos técnicas de fecundación diferentes que son las siguientes:

Fecundación in vitro convencional (FIV)

Cada óvulo se incuba con 50.000-100.000 espermatozoides móviles durante unas 17 a 20 horas. Transcurrido este tiempo, se evalúa si ha existido fecundación. El propio espermatozoide es el que penetra en el óvulo.

fecundación

Inyección espermática intracitoplasmática (ICSI)

injeccion

En este caso, el biólogo microinyecta el espermatozoide en el interior del ovocito, es decir, se realiza manualmente la fecundación. La ICSI se emplea principalmente cuando hay un factor masculino severo, cuando hay mala calidad ovocitaria y en el diagnóstico genético preimplantacional (DGP).

La FIV/ICSI es la técnica de reproducción asistida que mayor éxito tiene pero también a su vez es la más invasiva, por lo tanto, la que más complicaciones puede acarrear.

Muchas parejas, cuando acuden a nuestra consulta solicitan que les realicemos una FIV directamente, ya que  piensan que de ésta manera conseguirán más rápido su gran deseo.

¿Por qué someterse a otras técnicas si la FIV es la más exitosa?


Nosotras debemos aconsejaros que sigáis las indicaciones de vuestro médico. La FIV tiene unas indicaciones concretas y aunque sea muy habitual hablar de ésta técnica y probablemente tengamos a alguien cercano que se ha sometido a una FIV, no debemos olvidar que es un procedimiento complejo, no exento de riesgos.

¿Cuáles son las indicaciones de una FIV?

Las situaciones más frecuentes para someterse a una fecundación in vitro son:

  • Obstrucción bilateral de trompas.
  • Endometriosis.
  • Esterilidad de origen desconocido en mujeres mayores de 38 años
  • Fallo de la inseminación artificial.
  • Fallo ovárico y disminución de la reserva ovárica.
  • Preservación de la fertilidad.
  • Esterilidad por factor masculino.

Fases de una FIV/ ICSI


Estimulación ovárica

Consiste en administrar unas determinadas hormonas, similares a las empleadas en la inseminación artificial, pero en dosis mayores. En la estimulación ovárica, La medicación se administra de manera subcutánea. La acción de las hormonas administradas es el crecimiento de los folículos ováricos. Este crecimiento se controla con ecografía transvaginal. Por ello, las pacientes deben acudir a consulta para un control ecográfico cada 48-72 horas. Cuando los folículos alcanzan un determinado tamaño, se desencadena la ovulación. Esto quiere decir que el óvulo se libera en el interior del folículo.

Punción folicular

Unas 36 horas después de la ovulación se realiza la punción folicular y la captación de los ovocitos. La punción se realiza mediante ecografía transvaginal. La sonda vaginal -la misma utilizada en los controles de consulta- lleva incorporada una aguja que punciona y aspira los folículos. Este líquido folicular contiene los óvulos que se entregan al biólogo que se encuentra en el laboratorio adyacente.

La punción se realiza en quirófano y con anestesia general, ya que de lo contrario podría ser un procedimiento molesto para la paciente. Suele durar en torno a 10 minutos, depende de cada caso. Tras dos o tres horas de la punción, la paciente ya puede recibir el alta.

Fecundación

Ya hemos obtenido los óvulos. La muestra de semen de la pareja se obtiene por masturbación; se realiza un seminograma y el semen se capacita (o mejora) en el laboratorio. El biólogo realizará FIV/ICSI según el caso, pero generalmente se realiza una técnica mixta.

Transferencia de embriones

Tras 48 o 72 horas de la punción, se realiza la transferencia de los embriones. La transferencia se realiza por vía vaginal y con control ecográfico. En este caso, no se precisa ni un quirófano ni anestesia general ya que no es un proceso doloroso. El número de embriones que se transferirán se decidirá con la pareja antes de dicho proceso. El equipo de la unidad de Reproducción aconseja en cada caso en concreto. Por ley se pueden transferir un máximo de tres embriones. Actualmente la tendencia es la de transferir un solo embrión. Después de la transferencia, la paciente permanece en reposo durante diez minutos y transcurrido este tiempo ya puede hacer vida normal.

embriones

Pronóstico

Es muy variable y va a depender fundamentalmente de la edad y de la causa de la esterilidad. El éxito se encuentra entre un 30 a un 45 por ciento.

Sustitución de gametos en FIV/ICSI


Os hemos explicado en qué consiste la técnica FIV/ICSI utilizando tanto óvulos como espermatozoides de la propia pareja. Se pueden sustituir tanto el óvulo como el espermatozoide de la pareja, utilizando gametos de donantes. Cuando se sustituye el óvulo por el de una donante se denomina ovodonación. En el caso del varón, se denomina FIV/ICSI con semen de donante. Debido al incremento en su utilización hablaremos de la sustitución de gametos en un capítulo aparte.

Complicaciones

Como ya os explicamos con anterioridad, no podemos minimizar los riesgos de esta técnica de reproducción aunque se encuentre tan introducida en nuestra sociedad.

  • El riesgo de embarazo gemelar se multiplica por 20 y de gestación multifetal por 400. Y con ello, aumentan las complicaciones maternas y fetales que conlleva la gestación múltiple.
  • Otros riesgos presentes son el síndrome de hiperestimulación ovárica, de hemorragias, infecciones y torsión ovárica.

Después de toda la información que os hemos transmitido, nos gustaría terminar resumiendo  que cada pareja es un caso concreto, cada técnica tiene su indicación y ocupa su lugar.  Os animamos a no desfallecer en este proceso. En ocasiones el embarazo no se consigue a la primera, pero otras muchas veces es un camino largo en el que hay que administrar bien las fuerzas y el control mental, ya que tenéis que pensar que  la gran mayoría de parejas conseguirá su objetivo: ser padres.

Sofía Ortega y Pilar Gasca
Ginecólogas de la Unidad de Reproducción Hospital Clínico San Carlos (Madrid)