Cómo te ayuda el ejercicio en tus primeras semanas de embarazo

14 Nov 2019
Beneficios para la salud del deporte en la gestante precoz

El ejercicio físico en el embarazo se recomienda habitualmente pero nunca hasta ahora se habían demostrados sus beneficios para la salud de la madre, especialmente durante sus primeras semanas de gestación. Un estudio de la Universidad de Granada revela la importancia para la salud general de la mujer que realiza actividad física de intensidad moderada a vigorosa en los primeros compases del embarazo. La investigación relaciona por primera vez el sedentarismo y el ejercicio -según su intensidad- con marcadores de salud de las gestantes como los glucémicos, lipídicos o inflamatorios.

Los resultados, publicados en la revista "Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports", son interesantes porque según los autores del estudio, una alteración en dichos marcadores puede suponer un embarazo de riesgo con complicaciones para la madre o el bebé. Al mejorar la salud materna mediante el ejercicio físico en el comienzo del embarazo se pretende lograr gestaciones con menos problemas. Los autores de la investigación recomiendan utilizar el ejercicio físico de las madres para "controlar y regular las respuestas inmunometabólicas" de las embarazadas, que conseguirían embarazos más saludables.

Cómo se realizó el estudio

La 50 mujeres embarazadas que participaron en esta investigación tenían una edad de 33 años y un índice de masa corporal de 24,2 kilogramos por metro cuadrado en su semana 17 de gestación y sin alteraciones metabólicas severas. Este estudio se incluye en el proyecto "Gestafit" ("Getation and Fitness"), desarrollado por la Universidad de Granada entre 2015 y 2018.

  • Las gestantes que realizaron un ejercicio físico de intensidad moderada o vigorosa durante las primera semanas presentaron menores concentraciones de marcadores fisiológicos relacionados con la inflamación (interferón e interlucina, por ejemplo).
  • Por ello, los expertos creen que incluir el ejercicio físico pautado en las primeras fases del embarazo puede ser una herramienta útil para el ginecólogo que necesita mejorar la respuesta metabólica de las gestantes. Se van a realizar más estudios para confirmar estas conclusiones.
Carmen Arnanz
Redactora experta en Salud