Un nuevo análisis mejoraría el diagnóstico de la diabetes gestacional

12 May 2017
nuevo análisis diagnóstico diabetes gestacional

Un grupo de investigadores estadounidenses han descubierto un nuevo método para diagnosticar la diabetes gestacional con más seguridad: detectar con un sencillo análisis de sangre los niveles de un biomarcador llamado GCD59. Con esta nueva prueba además se determinarían casos de esta enfermedad que hoy no se diagnostican por no cumplir con los parámetros establecidos.

Los investigadores del Brigham and Women’s Hospital en Boston descubrieron que las mujeres con diabetes gestacional tienen un valor plasmático de GCD59 8,5 veces superior que las no diabéticas. Además el estudio, publicado en Diabetes Care, también ha revelado que cuanto mayores eran esos niveles más aumentaba el riesgo de que el bebé fuera más grande para su edad gestacional (lo que se conoce como macrosomía fetal).

Diagnosticar hoy la diabetes gestacional

Ahora mismo, el diagnóstico de la diabetes gestacional se realiza con una prueba llamada test de O’Sullivan que se realiza en las semanas 24-28 de gestación. En ella a la mujer se le da a beber una solución azucarada y al cabo de una hora se efectúa un análisis de sangre para saber cómo ha respondido su organismo. Si los niveles de son mayores de 140 mg/dl, el test se considera positivo y hay que practicar la llamada "Curva larga" o sobrecarga de glucosa de 100 gramos. En ese caso, la mujer debe ingerir una especie de zumo con 100 gramos de glucosa y se hacen determinaciones de los niveles de glucosa en sangre a la hora, a las 2 horas y a las 3 horas. Si dos valores de las tres determinaciones superan los límites normales, se diagnostica a la paciente de diabética gestacional.

La curva larga, en comparación con el nuevo descubrimiento, es más engorrosa para la mujer y muchas no reciben tratamiento para la diabetes gestacional a pesar de padecerla porque los resultados de las analíticas no cumplen con los parámetros establecidos. Además no es capaz de determinar el riesgo de que el bebé sea más grande de lo normal, con las complicaciones que ello conlleva de parto prematuro o por cesárea , y otras complicaciones en el feto.