Cómo cuidar las varices y senos en el embarazo

La circulación de la mujer sufre durante la gestación

 

Cómo mantenerse bella durante la gestación

 
Cuidados embarazo: cabello Cuidados embarazo: piel Cuidados embarazo: cara Cuidados embarazo: protégete del sol

Cuida tu cabello

Piel y embarazo

Cara sin manchas

Protégete del sol

Cuidados embarazo: senos Cuidados embarazo: varices y piernas cansadas Cuidados embarazo: estrías Cuidados embarazo: hemorroides

Senos y molestias

Piernas y varices

Evita las estrías

Hemorroides

 

La buena circulación sanguínea en la piernas es otro puntal para la embarazada, que acabada cargando mucho peso sobre sus extremidades.
 

 

El cuidado de las piernas

 
⇒   Varices
  Se estima que el 70% de las mujeres desarrollan varices en las piernas y los pies, que además pueden complicarse con enfermedades como trombosis o tromboflebitis (formación de un coágulo en el interior de las venas con o sin infección local asociada). Las varices aparecen sobre todo en mujeres que permanecen en la misma postura mucho tiempo (tanto de pie como sentadas), pero en esta enfermedad también tienen mucha importancia los antecedentes familiares. Es difícil evitarlas totalmente, pero podemos controlarlas y evitar complicaciones médicas siguiendo algunos consejos:
   
  •   Eleve las piernas unos minutos al acostarse (unos 15 centímetros), esto favorece la circulación de la sangre. varices en el embarazo
     
  •   Use medias especiales para varices, siempre consultando antes con su ginecólogo.
     
  •   Evite estar sentada o de pie durante mucho tiempo, trate de caminar o moverse durante el día. Si tiene que estar de pie es mejor caminar, aunque sea tramos cortos. Si trabaja sentada, camine al menos una vez por hora, o levante y baje los talones periódicamente para activar la circulación de sus piernas.
     
  •   Evite el exceso de peso, ya que aumenta el riesgo de aparición de varices.
     
  •   Hidrate sus piernas mediante un masaje en el sentido de la circulación de retorno (desde los pies hacia las caderas) y de manera superficial.
     
  •   Las duchas frías o las que combinan frío y calor mejoran la circulación sanguínea.
     
  •   No utilice ropa ajustada en las piernas, los muslos o la cintura, porque afecta a la circulación de la sangre y predispone la aparición de varices.
     
  •   Evite el uso de tacones muy altos; sólo es recomendable el medio tacón centímetros.
     
  •   Evite el estreñimiento con una dieta rica en fibra, y beba mucho líquido.
     
  •   No fume: además de ser perjudicial para su bebé, el tabaco está asociado con aumento en la incidencia de varices. Fumar perjudica la circulación sanguínea.
     
  •   En lo posible evite la exposición al sol directo, el calor dilata las venas y si tiene predisposición a las varices, aparecerán mucho más rápido.
     
  •   Procure caminar unos 20 minutos diariamente, ya que mejora  la circulación en la mitad inferior del cuerpo.
     
   
⇒   Piernas pesadas
  Durante el embarazo el retorno venoso y linfático es menos eficaz, lo que da lugar a la sensación de pesadez en las piernas. Le recomendamos:
   
  •   Haga ejercicios para favorecer la circulación.
     
  •   Aplíquese productos con fórmulas descongestionantes realizando un masaje ascendente para paliar la retención de líquidos (proporcionan un gran alivio), y si es necesario recurra a un gel frío específico para activar la circulación, que también ayudará a prevenir varices. 
     
  •   Depílese con cera fría, cuchilla o depiladora eléctrica. Las ceras calientes están contraindicadas porque causan una vasodilatación que agravará los problemas de retención de líquidos.
     
   
     

Cómo evitar molestias en los senos

 
El pecho se transforma desde los primeros días de gestación y el embarazo causa lesiones en el tejido mamario cuando se producen los mayores cambios. Por ello, es necesario cuidar los senos para aliviar las posibles molestias y que la recuperación después del parto sea más rápida.
 
Le proponemos unos consejos esenciales para el cuidado de sus senos:
 
•   Use un sostén especial, firme y confortable, el sujetador maternal, útil porque alivia muchas molestias musculares. Se recomienda que sea de algodón, con tirantes anchos y sin aros, cómodo, que sujete bien pero sin oprimir; es importante dar con una talla adecuada al tamaño del pecho. Es muy importante que cambie la talla a medida que sus senos aumentan de volumen. Se recomienda usarlo también por la noche (hay sujetadores especiales para dormir), sobre todo al final del embarazo y los primeros días de lactancia.
   
•  Hidrate desde el primer momento la piel de sus senos para evitar la aparición de estrías, que pueden volverse irreversibles (a menos que recurra al láser). Aplique una crema hidratante dos veces al día mediante suaves masajes para mejorar la elasticidad de la piel y prevenir la flacidez y las estrías (a partir del tercer mes de gestación puede emplear una crema antiestrías). También está indicado el masaje circular con aceite de almendras dulces o de rosa mosqueta.
   
•   Evite los jabones que puedan provocar sequedad en los pezones y su contorno, porque pueden crear grietas que son muy dolorosas. Lo ideal es un jabón neutro.
   
•   Si tiene secreción de leche, use almohadillas protectoras desechables o lavables y deje secar los senos al aire diariamente siempre que sea posible (sobre todo después del baño).
   
•   Dúchese con agua templada y termine con un chorro de agua fría alrededor de cada pecho, ya que tonifica las fibras elásticas de la piel (también puede darse un masaje con un hielo).
   
•   Si tiene el pezón plano o invertido puede comenzar a moldearlo suavemente con sus dedos para facilitar la lactancia.