Desarrollo del feto semana 18: Ya se identifican los genitales externos

Están empezando a formarse los alvéolos pulmonares


En la semana 18 de embarazo podemos decir que el bebé cada día está más guapo: los ojos y las orejas se encuentran en el lugar correcto.

En los pulmones se están formando los alvéolos, unos pequeños sacos que se encuentran al final de los bronquios y que cuando nazca se llenarán de aire. Aunque de momento no los utilice es importante, que se empiecen a formar en este segundo trimestre de gestación, ya que en el supuesto de que el bebé naciera de forma prematura -antes de la semana 36 - tendría posibilidades de sobrevivir. Si no los tuviera, la vida extrauterina sería imposible.

Angela del Tío

Cómo se desarrolla el bebé en la semana 18 de embarazo

Tanto en los niños como en las niñas se empiezan a desarrollar unos pezones rosáceos sobre las glándulas mamarias. Ahora ya sí que se distinguen perfectamente los genitales externos de niños y niñas. Éstas ya cuentan en sus ovarios con todos los óvulos que tendrán al nacer, además de otros órganos como vagina, útero y trompas de Falopio.

El feto ahora ya traga grandes cantidades de líquido amniótico que elimina a través de la orina. De hecho, a partir de ahora el líquido amniótico está producido en un 90 por ciento por su riñón. Pero además empieza a acumular algunos deshechos en sus intestinos (restos epiteliales, células muertas…). Así es cómo se forma el meconio, una sustancia verde oscura y muy pegajosa, las primeras heces que expulsará el bebé a las pocas horas de nacer.

Qué nota la madre en la semana 18 de gestación



Algunas mujeres notan un aumento del deseo sexual. Dos factores influyen en este hecho: por un lado el aumento de los estrógenos y por otra, una mayor vascularización de los genitales externos. Otras en cambio, perciben que su libido se encuentra muy baja. Ambas situaciones son completamente normales.
 

Un consejo para alimentarte mejor


Tan importante es ingerir alimentos sanos, como evitar aquellos que pueden resultar dañinos en el embarazo, como las carnes, huevos o pescados crudos o poco hechos. Estos productos siempre conviene comerlos cocinados en el embarazo. Las formas más sanas de cocinado son al vapor, al horno, a la plancha y a la parrilla, y en papillotes. Los fritos y rebozados se pueden tomar, pero sin abusar (un par de veces a la semana), ya que resultan excesivamente calóricos, y usando siempre aceite de oliva.

 

Un consejo para aliviar molestias
 

El dolor de cabeza en el embarazo puede resultar especialmente molesto, ya que los medicamentos compatibles con la gestación son muy pocos.

Para aliviarlo puedes recurrir a aplicar compresas de agua fría o caliente (la mujer debe probar con las dos y comprobar cuál le viene mejor), caminar por un lugar sin contaminación, hacer yoga o ejercicios de relajación y darse un masaje ligero con aceite de menta en la frente y sienes.


Desarrollo del feto semana 18