Cuándo y cómo puedo usar faja embarazada

 

A lo largo del embarazo la tripa va creciendo paulatinamente. Al principio de manera imperceptible, porque sólo somos nosotras las que sabemos el tesoro que hay en nuestro interior, y posteriormente más que visible. No todos los abdómenes crecen por igual ni generan los mismos síntomas a cada paciente.

Es decir, una mujer con muy poquita barriga pero con otras características como problemas de espalda, malas posturas o cirugías abdominales previas puede tener muchas molestias en la zona. Sin embargo otra embarazada con un volumen abdominal grande se puede encontrar perfectamente. Por tanto, cada persona es un mundo y como tal hay que valorar cada caso particular.

Cuándo es necesario empelar faja
No existe una regla que nos permita saber cuándo es necesario el uso de una faja durante la gestación. Lo que sí está claro es que cuando el tamaño de la tripa o la distensión generan molestias hay que poner remedio, independiente de la edad gestacional en la que te encuentres. Este remedio se basa en dos pilares fundamentales:

  • Reforzar los músculos de la espalda y del abdomen mediante ejercicio físico
  • El empleo de fajas o cinturones de embarazo.

Los mejores ejercicios que puedes hacer durante el embarazo son nadar y el caminar, puesto que son muy completos y no generan grandes esfuerzos en las articulaciones. Al realizarlos, vas a disminuir las molestias de espalda y de tripa, puesto que los músculos van a realizar mejor su función.

Pero en ocasiones, para completar el efecto del ejercicio -o a veces para sustituirlo- el empleo de las fajas que existen ahora en el mercado para embarazadas ayuda a disminuir la sintomatología generada por el crecimiento de la barriga. Existen diferentes tipos:

  • Las fajas clásicas. Tapan todo el abdomen y presentan refuerzos tanto en la zona lumbar como por debajo de la tripa.
  • Los cinturones de embarazo. Estos cinturones presentan un refuerzo en la zona del pubis para sujetar mejor el abdomen y permiten mayor comodidad, sobre todo en los meses de verano o en embarazadas con piel sensible o que no precisen tanta sujeción en la espalda. Además, los cinturones presentan un sistema para adaptar la presión generada en función del tamaño del abdomen y según vaya creciendo.

Es decir, que te puede resultar un poco incómodo al principio pero en cuanto te acostumbres, no vas a poder estar sin este complemento; nadie tiene porqué notar que lo llevas y a ti te va a facilitar las actividades diarias durante tu embarazo. No obstante, comenta con tu obstetra y con tu matrona las molestias que presentas para que descarten que sea necesario prescribir alguna medicación o realizar alguna prueba más. Si no es el caso, coméntales la posibilidad de emplear una faja durante el resto de tu embarazo.

 
Natalben: El Embarazo y tus dudas

Blog del embarazo

Sobre el blog
 

El blog de Las dudas de mi espera, surge de las inquietudes y preocupaciones de todas aquellas gestantes que acuden a nuestras consultas. Son todas ellas y todas vosotras las creadoras de esta plataforma de información, desarrollada con el único fin de ayudar a las futuras mamas que quieren hacer de su espera un momento lleno de felicidad y tranquilidad.

 
Sobre las autoras

Las ginecólogas Miriam de la Puente y Diana Cuenca trabajan en el servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico San Carlos (Madrid). Apasionadas de las nuevas tecnologías, apuestan por la información médica especializada en internet.

Ginecólogas del blog del embarazo
 
Twitter
Facebook