Embarazada en verano, ¿cómo me afecta el calor?

 

Por fin llega la época del sol, del tiempo que acompaña a salir a dar un paseo entre los árboles al atardecer o tumbarse en una hamaca para oír las olas del mar. Un momento del año que nos llena de felicidad, de descanso y de alegría, pero… estás embarazada y tienes auténtico terror al sol y al calor. Siempre habrá alguien a tu alrededor que te comente lo hinchados que se te van a poner los pies y las manos, los sofocos que van a acompañar a los días de altas temperaturas, la sensación de cansancio generalizado que te puede afectar y el sin fin de puntos que te puede enumerar cualquier amiga tuya o familiar querido.

¡Qué le vas a hacer! Sí, estás esperando a tu bebé y, a lo mejor lo has planeado o quizás no, pero estás gestando y el momento de tu embarazo es éste y no otro. No pasa nada, tiene sus cosas buenas y, también, algunas precauciones que tienes que seguir.

Los puntos donde debes tener especial cuidado son los siguientes:

  • Evitar la exposición directa al sol. Emplea sombreros, gorras o pañuelos, que te retiren los rayos directos a tu cabeza, además de protegerte la piel de la cara. Además irás a la última moda, no pierdas la oportunidad. Si vas a la playa o a la piscina, intentar estar protegida bajo una sombrilla.
  • Aunque hayas empleado algún método anterior para paliar el contacto directo con el sol, no debes olvidar el empleo de cremas solares, puesto que debes evitar las quemaduras solares y, también, la aparición de las antiestéticas manchas, que aparecen de manera más frecuente durante el embarazo, el cloasma. Además, cuando aparece esta pigmentación, el problema es que es muy difícil su retirada posparto. Debes acudir a un especialista, un dermatólogo, y emplear técnicas específicas y costosas para eliminarlas.
  • Necesitas hidratarte a lo largo de todo el día abundantemente. Se recomienda la ingesta de dos a tres litros al día de líquidos, fundamentalmente agua. El agua no sólo permite evitar cuadros de hipotensión vinculada a las altas temperaturas, sino que también te va a ayudar a poner en raya el riesgo de infecciones urinarias, tan frecuentes en este momento de tu vida. Por otro lado, beber mucha agua te ayuda a sentirte bien físicamente.
  • El empleo de ropa cómoda durante el embarazo, holgada, que no te comprima ninguna zona de tu cuerpo y que sea transpirable va a permitir que no te ocasione un exceso de calor. De este modo, también consigues disminuir las zonas de presión y favoreces la reducción del riesgo de edemas localizados en miembros inferiores, principalmente.
  • Debes de tener especial precaución en el empleo de gafas de sol: los cristales han de ser homologados.
  • Ten siempre en cuenta, que cuando te encuentres en algún lugar climatizado, llevas siempre contigo algún accesorio que no pueda protegerte del frío, en algunos momentos excesivo, y que puede acarrearte molestias del tracto respiratorio superior.

Cómo evitar los edemas de la gestación
Es preciso hacer una mención especial a cómo evitar los edemas propios de esta estación y, claro está, más acentuados en el embarazo. Realizar ejercicio físico moderado aeróbico, como dar un paseo al aire libre durante cuarenta minutos aproximadamente, sería suficiente, al igual que aprovechar la posibilidad de nadar en la piscina o el mar. La natación es una de la mejor manera de ejercitar la musculatura abdominal y de la espalda, asociado a una situación en la que no estás expuesta a ningún esfuerzo y, por consiguiente, evitamos lesiones innecesarias, ayudando, a su vez, a movilizar la circulación, al estar en agua fría, disminuyendo la incidencia de la hinchazón de pies y piernas. También si sigues las recomendaciones de no usar ropa ajustada, elevar las piernas cuando estés sentada o tumbada y, no olvidarte, de dar duchas de agua fría en los miembros inferiores al final de tu higiene diaria, sería suficiente para mitigar el efecto de edema.

Pero, después de darte algunos de los consejos para encontrarte mejor en esta época estival nos gustaría decirte todo lo bueno que te aporta esta estación. ¡Puedes lucir tu embarazo! Siéntete guapa y atractiva con ropa cómoda pero bonita, tienes una tripa preciosa que puedes mostrar de manera sensual. Dando paseos agradables puedes disfrutar de la naturaleza con tu familia y amigos, así que plantéate el verano como una época de relajación y alegría, para brindar a tu semilla toda la felicidad que posees en estos días que comienzan.

 
Natalben: El Embarazo y tus dudas

Blog del embarazo

Sobre el blog
 

El blog de Las dudas de mi espera, surge de las inquietudes y preocupaciones de todas aquellas gestantes que acuden a nuestras consultas. Son todas ellas y todas vosotras las creadoras de esta plataforma de información, desarrollada con el único fin de ayudar a las futuras mamas que quieren hacer de su espera un momento lleno de felicidad y tranquilidad.

 
Sobre las autoras

Las ginecólogas Miriam de la Puente y Diana Cuenca trabajan en el servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico San Carlos (Madrid). Apasionadas de las nuevas tecnologías, apuestan por la información médica especializada en internet.

Ginecólogas del blog del embarazo
 
Twitter
Facebook