Mis caderas, ¿volverán a su ser durante el posparto?

 

Durante el embarazo, el organismo de la mujer sufre cambios importantes que afectan a la estética corporal. Muchas embarazadas confiesan el miedo que sienten a que estos cambios puedan perdurar tras el parto. Este es el caso de las caderas, símbolo de la femineidad.

La denominación de cadera se refiere en medicina a la articulación del fémur con la cavidad sacroiliática. La cadera a las que las mujeres nos referimos es a la pelvis mayor, formada por los huesos iliacos: isquios, el sacro y el pubis. Estos tres huesos van a dar sustento a la columna vertebral y van a permitir la deambulación mediante su articulación con ambos fémures. Desde el punto de vista de las gestantes, sustentan el útero y su contenido y suponen el denominado canal óseo del parto, por el cual debe de descender la cabeza del recién nacido para que se produzca el nacimiento.

Cadera más ancha: grasa y ligamentos

Durante el embarazo, las caderas pueden aumentar su diámetro por dos motivos:

  • El aumento de la grasa en esa zona, debido a la ganancia de peso durante el embarazo .
  • La mayor flexibilidad de los ligamentos que unen los huesos que la componen.

La sínfisis del pubis y sus articulaciones sacroilíacas presentan ligamentos cuya laxitud es mayor durante el embarazo lo que va a facilitar su movilidad y flexión, que van a ser precisas en el momento del parto. La sínfisis del pubis, que es la articulación que se encuentra en el punto inferior de la vulva, mide normalmente 3 milímetros. Ésta se amplía hasta los 7.9 milímetros entre las semanas 28 y 32 de gestación, lo que supone un aumento mínimo en sus diámetros tras el parto. Este aumento de la sínfisis pubiana puede producir dolor a ese nivel, que se irradia hacia la cara interna del muslo en posición erguida y que puede dar sensación de crujido o de rotura con el movimiento.

Si estás embarazada y te preocupa el posible efecto del embarazo sobre tus caderas debes conocer estos datos. Tu cadera va a sufrir un pequeño aumento durante el embarazo que va a atenuarse tras el parto. Los casos de aumento del diámetro de las caderas tras el parto principalmente están asociados a la ganancia de peso durante el embarazo. Esta ganancia de peso recomendada va a depender del peso de la mujer previo a conseguir el embarazo, valorado mediante el IMC o índice de masa corporal. Os dejamos una tabla donde podéis consultar la ganancia de peso adecuada en cada caso.

 

Peso previo a
gestación
  IMC*   Ganancia
Ponderal
BAJO PESO    < 18.5 kg/m2   DE 12 A 18 KG.
         
NORMOPESO    18.5 A 24.9 kg/m2   DE 11.5 A 16 KG.
         
SOBREPESO    25 A 29.9 kg/m2   7 A 11.5 KG.
         
OBESIDAD   >30 kg/m2   DE 5 A 9 KG.
* IMC= Índice de masa corporal

 

La ganancia de peso durante el embarazo debe ser la correcta, sin excederse, ya que de esta forma se facilita tras el parto recuperar la figura de la mujer, así como su imagen y estética corporal. Cuidarse durante el embarazo favorece el desarrollo de la gestación, del bebé, y la recuperación de la mujer tras el parto en todos los aspectos, entre ellos, el estético.

 
Natalben: El Embarazo y tus dudas

Blog del embarazo

Sobre el blog
 

El blog de Las dudas de mi espera, surge de las inquietudes y preocupaciones de todas aquellas gestantes que acuden a nuestras consultas. Son todas ellas y todas vosotras las creadoras de esta plataforma de información, desarrollada con el único fin de ayudar a las futuras mamas que quieren hacer de su espera un momento lleno de felicidad y tranquilidad.

 
Sobre las autoras

Las ginecólogas Miriam de la Puente y Diana Cuenca trabajan en el servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico San Carlos (Madrid). Apasionadas de las nuevas tecnologías, apuestan por la información médica especializada en internet.

Ginecólogas del blog del embarazo
 
Twitter
Facebook