¿Qué es la incompatibilidad de sangre madre-hijo?

 

Algunas embarazadas tienen dudas sobre la posible incompatibilidad entre su propio tipo de sangre y la de su bebé, ya que han oído que en algunas ocasiones es necesario administrar una vacuna para evitarla. Intentaremos explicar el por qué se produce la llamada incompatiblidad de RH, en qué casos existe riesgo y cuándo está indicado su profilaxis o prevención.

Nuestro grupo sanguíneo viene determinado por nuestra herencia genética, es decir, es el resultado de la combinación de los genes que recibimos de nuestro padre y nuestra madre. Cada ser humano presenta un grupo sanguíneo que se clasifica con una letra y un RH.

  • Las células rojas de la sangre, los hematíes o glóbulos rojos, presentan en su parte externa unas proteínas a modo de identificación, como documento de identidad. Según los proteínas que se encuentren en su parte externa se clasificarán en distintos grupos: hematíes del grupo A (si expresan un tipo de proteínas); hematíes del grupo B (si expresan el otro tipo de proteínas); del grupo AB (si expresan ambas proteínas identificativas); o del grupo 0 (si no expresan ninguna de estas proteínas).
  • Por otro lado, además de estas proteínas identificativas, en las membranas de los hematíes se encuentran o no otras sustancias proteicas que corresponden al RH. Cuando estas proteínas se encuentran en la membrana se clasificarán como hematíes con RH positivo, y por el contrario, presentarán un RH negativo cuando no aparezcan en su membrana.

El secreto está en los anticuerpos
Según el grupo que tengamos (A, B, AB o 0) nuestro organismo va a presentar anticuerpos, es decir células protectoras contra el resto de las proteínas que se pueden expresar en la sangre, pero que nosotros no expresamos. De este modo una mujer con un grupo sanguíneo embarazada de un feto con otro grupo sanguíneo puede generar anticuerpos contra los glóbulos rojos del bebé. Aunque esto es un hecho extraordinario y no suele producir problemas.

Pero por el contrario, la producción de anticuerpos ocurre de forma más potente en el caso de la incompatibilidad de RH. Las mujeres con RH negativo son aquellas que pueden generar anticuerpos contra los fetos con RH positivo. Son estos casos los que se deben de controlar con mayor cercanía, previniendo la generación de anticuerpos.

Para que se produzcan estos anticuerpos contra el RH fetal debe existir contacto entre la sangre materna y fetal. De forma natural, existe lo que los médicos denominamos barrera placentaria que está formada por unos complejos sistemas que evitan que la sangre materna y la fetal se pongan en contacto íntimo durante el embarazo. Pero esta barrera se rompe en situaciones en las que la alteramos, como son cuando se realizan procedimientos invasivos (como amniocentesis o biopsia corial), cuando se producen sangrados durante la gestación, o en el momento concreto del parto.

En los casos en los que se produce este contacto, el sistema defensivo de la madre puede activarse y comenzar a producir anticuerpos contra la sangre fetal que tardan un tiempo en construirse. Estos anticuerpos no tendrán la oportunidad de afectar a los glóbulos rojos del feto del que se han generado por una escasez de tiempo. Pero existe una "memoria inmunológica" por la que ante un futuro contacto con una sangre con RH positivo va a generar una producción de anticuerpos mucho más rápida y que van a poder afectar al feto en un futro embarazo. Es lo que ocurre y lo que se explica en la consulta a las mujeres. No se producirá un perjuicio en este embarazo, sino en los futuros.

Las vacunas que contienen gamma-globulina anti D van orientadas a prevenir que el contacto entre los anticuerpos maternos y fetales se activen el sistema de producción de anticuerpos maternos y evitar así que se generen y puedan actuar en futuros embarazos.

 
Natalben: El Embarazo y tus dudas

Blog del embarazo

Sobre el blog
 

El blog de Las dudas de mi espera, surge de las inquietudes y preocupaciones de todas aquellas gestantes que acuden a nuestras consultas. Son todas ellas y todas vosotras las creadoras de esta plataforma de información, desarrollada con el único fin de ayudar a las futuras mamas que quieren hacer de su espera un momento lleno de felicidad y tranquilidad.

 
Sobre las autoras

Las ginecólogas Miriam de la Puente y Diana Cuenca trabajan en el servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico San Carlos (Madrid). Apasionadas de las nuevas tecnologías, apuestan por la información médica especializada en internet.

Ginecólogas del blog del embarazo
 
Twitter
Facebook