¿Cómo es el pecho de la mujer?

Es un complejo entramado de conductos y alvéolos

Existe una fusión entre la mama y la gestación, la patología mamaria y la obstetricia, que refleja los diferentes cambios que las mujeres pueden experimentar en su pecho durante el embarazo. En este y en sucesivos artículos vamos a dar a conocer a las embarazadas todos las modificaciones que van a notar en sus mamas, para que así puedan asumirlas de la forma más natural posible, y también para que puedan detectar signos distintos por los que acudir al especialista.

¿Cómo es por dentro tu pecho?


Lo más sencillo para entender la anatomía de la mama es imaginarse cada glándula mamaria como un conjunto de racimos de uvas. Así cada una está compuesta por 15 - 20 racimos llamados lóbulos mamarios, y de ese racimo, las uvas serían lo que conocemos como lobulillos. Cada uva independiente es lo que se conoce como alvéolo, que es la unidad funcional de la mama. 

anatomia glándula mama mujer

  • Los lóbulos mamarios son las estructuras funcionales de la glándula (productoras de la leche materna a través de unas células especiales en su interior: las células mioepiteliales y las células estromales). Cada lóbulo, a su vez, está rodeado por grasa protectora y por tejido de sostén.

  • Los tallos entre las uvas son los canales (seno lactífero) que transportan la leche materna dirigiéndose a la aréola (el círculo de piel coloreada que rodea el pezón) y finalizan su recorrido en la piel del pezón por donde sale la leche a través de pequeños poros (por eso la importancia de un buen enganche del bebé con la mama).

  • La aréola contiene unas glándulas sebáceas que se denominan glándulas de Montgomery y toman la apariencia de pequeños tubérculos. Son las encargadas de lubricar y proteger a los pezones y a la propia areola durante la lactancia, tras esta reducen su tamaño.
  • La glándula tiene además en su interior, otros canales, la arterias y las venas, que llevan la sangre y que mantienen oxigenados a los tejidos que la forman, terminaciones nerviosas que le dan la sensibilidad (que va a ser uno de los primeros síntomas del embarazo) y, los conductos linfáticos, que transportan un tipo especial de células de la sangre encargadas de defender a nuestro organismo de los microbios. Estos conductos desembocan su contenido en pequeñas estructuras llamadas ganglios; el 75% se va a los ganglios de la axila y el resto a ganglios que están detrás del esternón, el hueso que une a las costillas por el frente del tórax.

  • Debajo de cada glándula mamaria se encuentra un músculo llamado pectoral mayor. Este tiene una capa muy fina adherida llamada aponeurosis, que es la misma que envuelve a todos los componentes de la glándula mencionados.

Cómo es la mama

 

Dra. Juana Mª Brenes Sánchez y Dra. Nuria Izquierdo Méndez
Especialistas en Obstetricia y Ginecología, de la Unidad de Patología Mamaria y de la Unidad de Obstetricia del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid