Los cuidados del recién nacido en casa

Cómo cuidar el cordón umbilical, sus uñas o el cabello

Tras el alta hospitalaria los padres deben atender al recién nacido con una serie de cuidados, destinados a favorecer su desarrollo óptimo y a evitar posibles riesgos para su salud. 

Cuidados del recién nacido en casa

Cómo cuidar el resto de cordón umbilical

  • Al nacer se corta el cordón umbilical a unos centímetros de distancia del cuerpo del bebé. El trozo de cordón que queda debe secarse y caer espontáneamente (generalmente cae en las primeras semanas de vida).
  • Para facilitar la caída y evitar infecciones, hay que curar el cordón diariamente y tantas veces como sea necesario. Para favorecer la cicatrización del cordón umbilical algunos pediatras aconseja poner unas gotas de alcohol de 70º en gasas estériles; otros, en cambio, creen que es mejor prescindir del alcohol. Lo que sí hay que hacer es cambiar las gasa siempre que esté húmeda. Es importante lavarse las manos antes de realizar las curas, y evitar que el cordón se moje con la orina del bebé.
  • Si huele mal, tiene secreciones purulentas o está muy rojo e inflamado debe consultar con el pediatra.

Cómo esterilizar los productos infantiles

La esterilización consiste en la destrucción o eliminación completa de todos los microorganismos vivos presentes en un medio o material. Durante los primeros meses de vida del lactante es fundamental esterilizar todos los productos infantiles, ya que su sistema inmunitario aún es deficiente. Hay dos procedimientos para esterilizar:

  • Físicos (en calor): la esterilización con calor elimina los microorganismos con el vapor de agua. Es un método rápido (dura de diez a veinte minutos) y puede realizarse con aparatos eléctricos dedicados a tal fin, en microondas o en ollas. La desventaja de este método es el riesgo de quemaduras.
  • Químicos (en frío): los materiales que no toleran el calor deben esterilizarse por medios químicos. Consiste en introducir el chupete, biberón, juguete... en agua con alguna sustancia química, que se presenta en forma de comprimidos o soluciones líquidas. El tiempo varía dependiendo del producto químico (entre media hora y una hora). Las ventajas de este método son que no se necesita electricidad y que la esterilización dura 24 horas. El problema es que es un método lento y que deja olor a cloro.

Sus primeros baños

  • Las últimas tendencias en pediatría sobre el cuidado del recién nacido, defienden que no es necesario lavar diariamente al bebé, ya que su piel es muy sensible y las bacterias que la protegen pueden verse afectadas por el uso excesivo de jabones. No obstante, si se baña al bebé a diario, se recomienda que se utilice agua sola normalmente y que el jabón se añada cada varios días. Los jabones y el champú deben ser neutros y poco perfumados.
  • El baño del recién nacido debe ser corto y con agua a temperatura agradable para el recién nacido (34-37º C), frotar suavemente con una esponja suave, y limpiar bien la zona de los pliegues y los genitales. Es preferible bañar al bebé a la misma hora. Si se hace antes de ir a dormir lo relajará y seguramente dormirá mejor.
  • Si el bebé presenta descamaciones en la piel, se pueden añadir varias gotas de aceite de almendras o de vaselina líquida al baño, aunque también se puede aplicar posteriormente una mezcla de vaselina líquida y agua o cremas-lociones hidratantes destinadas a ese fin. Es preferible evitar durante los primeros meses el uso de colonias que resequen la piel.
  • No hay que dejar nunca solo al recién nacido para evitar el riesgo de caídas y ahogamiento.

Cuidar las uñas

Se recomienda que se espere a que las uñas estén suficientemente largas para cortarlas, tratando de evitar mientras tanto, que el bebé se arañe con ellas. Deben emplearse tijeras con las puntas redondeadas para evitar lesiones.

Cuidar su cabello

  • La pérdida del cabello en los bebés es  normal. Sucede generalmente durante los primeros seis meses de vida.
  • Se recomienda lavar el pelo del bebé todos los días para evitar que se forme la denominada costra láctea, un tipo de dermatitis seborreica en forma de escamas amarillas que afecta al cuero cabelludo de los bebés (es una afección inofensiva y temporal, no contagiosa). Estas escamas pueden aparecer también en los párpados, los oídos, alrededor de la nariz y en las ingles.

Cuidado del recién nacido en casa

Consejos generales sobre los cuidados del recién nacido

  • El llanto es la forma de comunicación del recién nacido, las posibles causas son: hambre, sueño, gases, ruido, etc.
  • Al coger al recién nacido sujetar siempre la cabeza.
  • Cambiar el pañal frecuentemente para evitar que aparezcan rojeces (dermatitis).
  • Durante las primeras semanas dormirá entre 14 y 20 horas diarias (entre las tomas).
  • Vestir al bebé con ropa de algodón para evitar alergias.
  • La primera visita al pediatra se recomienda a los 10 días.
  • En caso de tener animales, han de estar siempre limpios y vacunados. Evitar el contacto directo con el recién nacido. 

Seguridad en el coche

  • Es obligatorio que cuando se traslade al bebé en coche se utilice una silla de seguridad homologada para niños. Las hay de varias clases, según el peso del niño.
  • La silla debe colocarse en dirección contraria a la marcha en el asiento trasero, y fijarse mediante un anclaje de seguridad. Siempre que sea posible, procure que alguien se monte en la parte de atrás con el bebé.
  • No deje al bebé solo en el coche.