Desarrollo feto semana 9: El bebé se humaniza

Así se ve un bebé de 9 semanas: Ya sin cola, con labios, párpados, dientes y cuello incipiente

El desarrollo del bebé en las 9 semanas de embarazo es todo un hito. En la semana 8 dejó de ser un embrión y a partir de entonces ya se le considera un feto. Aún existe riesgo de aborto, pero a medida que pasan las semanas, el peligro disminuye.

El feto con 9 semanas de gestación aún es diminuto, pero… ¡En una semana el bebé casi ha duplicado su talla! Ahora, en la semana 9 de embarazo, en la ecografía comprobamos que mide entre 17 y 22 milímetros. Y físicamente también ha cambiado mucho: la cola ha desaparecido y la cabeza se ha separado un poco del cuerpo gracias a un incipiente cuello que humaniza su silueta. 

Tu tripa en la semana 9 de embarazo apenas ha crecido, aunque tu quizás notes que te cuesta abrocharte la cintura. Paciencia... en poco tiempo no podrás ocultar tu barriga y que esperas un bebé.

Cómo es un bebé de 9 semanas


  • ​​​​​​A medida que un tipo de células llamadas ectomesenquimales se van multiplicado, se forman las diferentes partes de la cara: la zona frontonasal, los dos maxilares y las mandíbulas.Dentro de las mandíbulas se empiezan a formar lo que serán sus dientes.
  • Los ojos se acercan entre sí, así que su aspecto ha mejorado bastante. ¡Está mucho más guapo! Y como nos explica el Dr. José Manuel Ramírez, Director del Instituto Investigaciones Oftalmológicas Ramón Castroviejo, “la sucesiva migración de las estructuras oculares situarán a los ojos en la posición anterior que nos es familiar”.
  • Los párpados empiezan a formarse y casi cubren los ojos. “Al principio, están soldados el inferior con el superior”, comenta el Dr. José Manuel Ramírez. A medida que pasen las semanas de su desarrollo, los párpados inferior y superior se separarán.
  • Ya ha aparecido el labio y eso, unido a que las fosas nasales están en su lugar, le da una imagen más humana.
  • Los intestinos que permanecían alojados en una bolsa aneja, poco a poco se acomodan en la cavidad abdominal, que ya es lo suficientemente grande como para tenerlos en su seno.

Las manos del bebé de 9 semanas de gestación


  • Los brazos y piernas se han alargado, y aunque manos y pies aún están palmeados, como si se tratara de un abanico, los dedos empiezan a reconocerse. Como ya habíamos comentado, en su desarrollo, los brazos van unos días por delante que las piernas. ¿Eso quizás quiere anticipar lo que ocurrirá en unos meses: que el bebé sujeta objetos, incluso antes de nacer, como veremos semanas más adelante, mientras que tarda meses en dar sus primeros pasos caminando?

El corazón del feto de 9 semanas


  • El corazón empieza a dividirse: crece el tejido que separará las aurículas derecha e izquierda. Sin embargo y a diferencia de tu corazón, en el órgano de tu bebé se forma una abertura entre ambas llamada comunicación intrauricular oval o foramen oval. Tiene dos misiones: por un lado, permitir que al cerebro llegue sangre oxigenada y por otro, evitar que la sangre pase inútilmente por el pulmón del bebé, que ahora se encuentra lleno de líquido amniótico.

Conviene recordar que en su periodo fetal, el bebé no obtiene el oxígeno a través del aire que respira y que pasa por sus pulmones, sino que lo consigue gracias a la placenta. Y precisamente esta pequeña abertura permite que la sangre pase de una aurícula a otra saltándose el paso de los pulmones.

Ilustración doctora

¿Cómo es el corazón de un bebé de 9 semanas?

“Una de las diferencias de la estructura del corazón fetal respecto al corazón neonatal, es que hay una abertura en el tabique interauricular llamado foramen oval que permite que la mayoría de la sangre que llega a la aurícula derecha fluya hacia la aurícula izquierda. Desde aquí pasa al ventrículo izquierdo y posteriormente a la aorta, que la distribuye a todo el organismo, y regresa a la placenta a través de las dos arterias umbilicales”.

Dra. Mónica Gutiérrez Martínez, adjunta al Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

Qué nota la madre en la semana 9 de embarazo


En esta semana es cuando la hormona gonadotropina coriónica humana (HCG) alcanza su nivel máximo. Por eso ahora es cuando peor son las náuseas y los vómitos. No obstante, hay mujeres muy afortunadas que no experimentan ninguna molestia al comienzo del embarazo. Eso no quiere decir que no sufran los mismos cambios hormonales. Simplemente que su organismo los tolera mejor.

¿Por qué la embarazada tiene náuseas?

“Según varios estudios las náuseas afectan entre un 70 y 85% de las mujeres embarazadas. Parece que son más habituales en mujeres jóvenes, en embarazos múltiples, en primigestas y obesas.

La etiología es multifactorial, aunque parece que los cambios hormonales tienen un gran peso, por ejemplo, el aumento de la hormona gonadotropina coriónica, el de los estrógenos y progesterona, y sobretodo el aumento de las hormonas placentarias que parece que se correlacionan directamente con las náuseas y vómitos en el embarazo.

Parece que a medida que las hormonas y la gestación avanzan disminuyen las náuseas en el embarazo”

Sara Cañamero de León, matrona de Maternatal

Embarazada con náuseas

 

Un consejo para alimentarte mejor en la semana 9 de embarazo 


Alimentación semana 9 de embarazo

Una alimentación sana y natural es el principal requisito para que el sistema inmunitario esté en buenas condiciones y pueda defenderse de los virus que provocan los catarros. Y en este sentido, la vitamina C es esencial: influye sobre la actividad de los leucocitos y macrófagos. Las mejores fuentes de la vitamina C son las frutas y las verduras frescas (cítricos, kiwi, pimiento, tomate, patata), pero si se someten al calor o se exponen a la luz durante mucho tiempo, se oxida y se pierde. Por este motivo, hay que tomarlas lo más frescas posible y el zumo prepararlo en el mismo momento de beberlo.

Un consejo para aliviar el malestar

Al principio del embarazo se produce una bajada de la tensión arterial. Por eso algunas mujeres sufren de algunos mareos. Un buen remedio es realizar a diario o varias veces a la semana ejercicio físico moderado, como caminar, nadar, practicar yoga…

 

Caridad Ruiz
Redactora experta en Salud