Guía para cocinar y conservar alimentos en verano

Cómo preparar y consumir tus platos en los meses calor

El verano es la época de las vacaciones, las comidas fuera de casa, el relax en la alimentación, las altas temperaturas…Y  con ello, las toxiinfecciones alimentarias. Entre las más comunes están las gastroenteritis, que son inflamaciones de la mucosa del aparato digestivo de transmisión alimentaria; están provocadas por tomar alimentos o bebidas contaminados con algún germen o las toxinas que éstos puedan producir. Infecciones como la salmonelosis, hepatitis A, botulismo, gastroenteritis por enterotoxina estafilocócica o el anisakiasis pueden afectar muy negativamente a tu embarazo.

Precauciones de la embarazada en la cocina


Manipular comidas en verano estando embarazada

Con el calor, la incidencia de estas enfermedades se dispara. Esto se debe a que las altas temperaturas favorecen el desarrollo de los microorganismos y que se realizan más comidas fuera de casa, donde los alimentos no se conservan o transportan a la temperatura adecuada o con las precauciones más básicas. Así que debemos extremar las medidas de precaución en la elaboración, conservación, transporte y consumo de nutrientes.

Podemos prevenir el contagio de alguna de estas enfermedades manteniendo las medidas adecuadas:

  • Toma sólo alimentos que hayan sido tratados o manipulados higiénicamente.
  • No consumas leche y derivados con leche cruda, que no se hayan sometido a algún tratamiento térmico.
  • Carnes, pescados o repostería deben estar refrigerados o congelados. Si vas a consumir estos alimentos fuera de casa procura informarte de la cadena de frío a la que están sometidos.
  • Si preparas en casa mayonesas, salsas o cremas debes consumirlas inmediatamente y no aprovechar las sobras. Si las consumes en un restaurante es importante que conozcas que cualquier establecimiento de restauración está obligado a utilizar ovoproductos en la elaboración de este tipo de alimentos.
  • Si vas a cocinar huevos y éstos tienen restos de suciedad y debes lavarlos, hazlo inmediatamente antes de su uso. 

Cocina correctamente tus platos

Cualquier alimento puede haber sido contaminado por algún microorganismo. Es fundamental para que se destruyan que cocinemos bien los alimentos, puesto que el calor destruye la mayoría de estos gérmenes. La temperatura a la que se deben someter los alimentos debe ser tal, que en el centro de la pieza se alcancen los 70ºC, al menos, durante 30 segundos.

Consume los alimentos inmediatamente


Consume los alimentos inmediatamente en verano

Un alimento correctamente cocinado es un alimento higienizado. Mantenerlo a temperatura ambiente puede provocar que se contamine y proliferen los gérmenes.

Refrigera lo antes posible los alimentos cocinados. No conserves los alimentos cocinados en la nevera más de dos días.

Pero ¿y si no lo quiero comer ahora mismo o debo guardarlo?

Como decíamos, un alimento bien cocinado es un alimento higienizado y las precauciones para que siga siéndolo son éstas:

  • Mantener el alimento bajo la acción del calor (más de 60ºC).
  • Mantener el alimento bajo la acción del frío (menos de 5ºC).
  • En el caso del pescado crudo o las preparaciones de pescado crudo (boquerones en vinagre, por ejemplo) es imprescindible mantener el pescado congelado a -20ºC o menos durante 5 días. Hay que tener en cuenta que solo los frigoríficos de tres estrellas o más consiguen esta temperatura, si no se dispone de estos frigoríficos lo mejor es comprar el pescado ya congelado.

Calienta suficientemente los alimentos ya cocinados

  • Sopas, purés y guisos se pueden mantener calientes hasta su consumo.
  • Ensaladas o gazpachos se deben refrigerar inmediatamente.
  • No siempre se deben consumir sobras, pero si decides hacerlo, ten en cuenta que debes calentar a máxima temperatura el alimento antes de consumirlo.

 

Evita el contacto entre alimentos crudos y los ya cocinados

Cualquier alimento cocinado se puede contaminar al entrar en contacto con un alimento crudo o con los utensilios de cocina, como cuchillos, tablas, superficies o paños

Y descongela correctamente

Si tienes que descongelar algún alimento no lo dejes a temperatura ambiente. Si puedes hacerlo con tiempo hazlo en el frigorífico, si no tienes tiempo elige el microondas o el horno.

Higiene, mucha higiene 


Cocina limpia para una buena preparación de alimentos

Cuando manipules los alimentos, debes ser consciente de que las medidas higiénicas son imprescindibles:

  • Mantén tus manos siempre limpias: lávalas siempre que sea necesario y no te olvides de lavarlas siempre antes de empezar a preparar algún alimento o si vas al baño.
  • Mantén siempre limpios los utensilios, superficies, tablas o paños de cocina.
  • Limpia a diario la zona de trabajo de tu cocina.
  • Ten cuidado con los recipientes donde se desecha la basura. Elige recipientes lisos, lavables, cerrados y mantenlos lejos de los alimentos. Limpialos con frecuencia.

Alimentos, fuera del alcance de los animales

Los animales, tanto nuestros animales de compañía como cualquier otro animal, pueden ser portadores de gérmenes capaces de contaminar los alimentos. Así que mantén a raya los roedores, insectos o mascotas, cuanto más lejos de los lugares de almacenaje de los alimentos mejor.

Cuidado con lo que consumes fuera de casa

Nunca consumas alimentos perecederos que no estén correctamente conservados. En los establecimientos de restauración todos los alimentos deben estar protegidos por vitrinas y conservados en condiciones sanitarias adecuadas, refrigerados correctamente siempre que sea preciso.

Si vas a comer en un restaurante, bar o chiringuito y sospechas que las condiciones sanitarias no son las adecuadas, evita consumir esos alimentos. Mejor prevenir que lamentar…

Cómo limpiar los alimentos 


¿Cómo lograr un consumo de alimentos seguros?

  • Lava y desinfecta correctamente las hortalizas, verduras o frutas que vayas a consumir crudas.
  • Revisa siempre la fecha de caducidad o de consumo preferente de los alimentos y no consumas los que hayan superado dicha fecha.
  • Desecha los alimentos si observas que su envase está dañado o roto.
  • Desecha cualquier envase abombado o con óxido o goteo
  • Desecha alimentos si observas moho, mal olor o coloración extraña.

Cocina muy higiénica para la preparación de platos en el embarazo

 Cuidado con el agua y el hielo que tomes


Normas de higiene en los alimentos y la cocina en verano

Muchas veces, en verano, viajamos fuera de nuestra población habitual a lugares donde las condiciones sanitarias del agua no están claras: no dudes en preguntar y averiguarlo. Ante la duda, no la consumas.

El agua es imprescindible tanto para beber, como para cocinar o lavar los alimentos. Es fundamental que tenga todas las garantías sanitarias.

O bien consumiremos agua de la red pública de distribución de la población, sometida a todos los controles sanitarios o agua envasada, igualmente higienizada y de confianza.

El hielo también puede estar contaminado, mucho cuidado con su origen. El agua de pozos, arroyos o ríos que no esté potabilizada no se debe consumir. Así, con estos sencillos consejos podemos evitar que una gastroenteritis arruine nuestras vacaciones. ¡Feliz verano!

Natividad García
Matrona del Hospital Clínico San Carlos (Madrid)