Anisakis: Por qué no debes contraerlo estando embarazada

4
0
Evita el anisakis en tu embarazo
30 Jul 2018

Durante los últimos días, hemos asistido a un renovado interés por el parásito llamado anisakis, con multitud de artículos en prensa y noticias en televisión, y probablemente os preguntéis el porqué. Todo esto se debe a que las autoridades sanitarias se han visto obligadas a actualizar recientemente las recomendaciones para evitar su contagio por haberse registrado varios casos de anisakiasis tras haber sometido al pescado a congelación previa.

Novedad: Por qué congelar el pescado durante cinco días

Por ello han considerado necesario elevar el tiempo recomendado de congelación del pescado previo a su consumo (crudo o semicocinado) de dos a cinco días, y a una temperatura de, al menos -20ºC. La anisakiasis representa un problema importante de salud en nuestro medio. En 2013, la Federación Española del Aparato Digestivo (FEAD), situaba a España como el segundo país (tras Japón) con el mayor número de intoxicaciones por anisakis, y según la Agencia Española de Salud y Nutrición, hasta el 36% del pescado de las lonjas en España esta afectado por este parásito.

Cuáles son los síntomas de infección por anisakis

Se trata de un parásito del tracto intestinal. Es un nematodo o gusano, que infecta a múltiples pescados, y que puede contagiar al ser humano (que es un huésped accidental) cuando consume ese pescado afecto con un cocinado escaso y/o una congelación deficiente, provocando cuadros de gastritis aguda y reacciones alérgicas de gravedad variable. Los síntomas clínicos son dolor abdominal, nauseas y vómitos (unas horas después de consumir el pescado contaminado) , erupciones cutáneas, y otros síntomas alérgicos, como rinoconjuntivitis, dificultad respiratoria y reacciones de anafilaxia en los casos más severos.

Cómo se transmite este parásito

El anisakis vive en el tubo digestivo del pescado, pero cuando el pescado muere, si no se limpia inmediatamente, pasa del tubo digestivo a la musculatura, que es la parte que comemos. Si ingerimos el parásito vivo, puede penetrar en la mucosa gástrica y provocar los síntomas descritos previamente. El tratamiento se basa en tratar la reacción alérgica y puede ser precisa la realización de una endoscopia digestiva para extraer directamente los gusanos. Las especies que con mayor frecuencia se encuentran afectadas por este parásito son la merluza, los boquerones, bacalao, bacaladilla, caballa, jurel, sardina, rape, salmón, bonito y los cefalópodos (entre ellos sepia, calamar, pulpo...).

¿El anisakis afecta al bebé en desarrollo?

El anisakis no provoca afectación fetal directa, como lo puede hacer, por ejemplo el toxoplasma. Sin embargo, el embarazo es una época de la vida en que se debe minimizar al máximo el riesgo de contraer cualquier enfermedad, ya que el sistema inmune está fisiológicamente debilitado, y por ello los síntomas pueden ser mayores y más graves, además del hecho de que algunos medicamentos, a veces necesarios para tratar esta infección, pueden perjudicar al feto.

Cómo debes congelar y cocinar el pescado

Por todo ello, hay que extremar aún más las precauciones, que os enumero a continuación, y así no correr ningún riesgo:

  • Congela al menos durante cinco días el pescado que vayas a consumir crudo o semicocinado.
  • La congelación debe hacerse, al menos, a -20ºC. Si no puedes asegurar esa temperatura en tu congelador, debes mantenerla, al menos, siete días.
  • El pescado debe cocinarse lo suficiente, alcanzando una temperatura en el interior de más de 65ºC. El tiempo que precisa para llegar a esta temperatura, depende del tamaño de la pieza, y de la forma de cocinarlo. Hay que tener más precaución, por ejemplo en el cocinado a la plancha que en el horno.
  • Hay que congelar obligatoriamente los pescados que se vayan a consumir crudos o semicocinados, es decir, boquerones en vinagre, sushi, sashimi, escabeches, carpaccios, marinados (ceviches), pescados en salmuera (como los arenques), y ahumados. Cuando estos productos se compran ya preparados es el fabricante el que realiza la congelación de manera obligatoria, para evitar contagios.
  • No es necesario congelar los moluscos bivalvos (almejas, mejillones, ostras...), los pescados de agua dulce (truchas, carpas...), las conservas y semiconservas envasadas (como las anchoas), y los pescados desecados y salados como el bacalao seco o la mojama.
  • Compra el pescado limpio, sin vísceras. Lo ideal seria limpiar y eviscerar el pescado inmediatamente tras su captura, para reducir el número de larvas que pasan al músculo.

Espero que no tengas ningún problema para seguir estas recomendaciones, ya que el beneficio de no contraer el anisakis estando embarazada es muy grande. Tampoco se trata de dejar de comer pescado, tan beneficioso para nuestra salud, sino de consumirlo con seguridad. ¡Feliz verano!

Dra. Elisa García
Ginecóloga y Obstetra del Hospital Clínico San Carlos de Madrid

Déjanos tu comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.