El parto en casa se relaciona con tasas más altas de mortalidad infantil

18 Mar 2014
Parto en Casa

 

Las embarazadas partidarias de dar a luz en casa cada vez son más, pero un reciente estudio estadounidense de la Universidad de Cornell alerta sobre los riesgos de esta práctica, que considera más peligrosa para la salud tanto de la madre como del recién nacido.

El parto en casa acarrea un mayor riesgo de que el bebé muera, según las conclusiones del informe que han elaborado especialistas en Ginecología y Obstetricia estadounidenses y que se ha presentado en la Sociedad de Medicina Materna y Fetal de Nueva Orleans (Estados Unidos). De hecho, los investigadores que han participado en el estudio consideran que el riesgo de muerte infantil es casi cuatro veces mayor que si el alumbramiento se produce en el hospital.

El parto bajo supervisión de un centro hospitalario cuenta con ventajas que las futuras madres deben tener en cuenta –recomienda el informe- como una atención inmediata y un equipo especializado en caso de que surja alguna complicación, tanto para la madre como para el bebé.

El parto en casa es una opción que va ganando posiciones poco a poco entre las futuras madres. No hace tantos años que esta práctica era algo natural y ahora muchas embarazadas valoran la intimidad y el ambiente familiar que ofrece.

El parto hospitalario reduce la muerte del bebé un 75%

El doctor Amos Grunebaum, profesor de Obstetricia y Ginecología y director del estudio, admite que las mujeres prefieren menos intervenciones y buscan un ambiente más hogareño, pero advierte que parir en un hospital reduce la muerte infantil en un 75%. Este  porcentaje aumenta hasta el 85% si se trata del primer parto. Frente a los que defienden los beneficios para la salud de la madre y del recién nacido si el alumbramiento se produce en casa, el especialista subraya que el hospital ofrece mayor seguridad y capacidad de reacción en caso de que algo vaya mal.

La investigación pone de manifiesto cómo el riesgo de que un bebé muera en el parto o en los 28 días siguientes es de 3,2 casos por cada 10.000 nacimientos si se atiende el nacimiento en un hospital. Mientras que si nace en casa, la cifra se dispara a 12,6 casos por cada 10.000 nacimientos y a 21,9 muertes si es el primer embarazo para la madre.