Las matronas y sus anécdotas

Tres historias emocionantes sobre partos contadas por comadronas

Os presentamos las tres historias ganadoras de nuestro concurso "Anécdotas perinatales",  en el que más de un centenar de matronas nos han contado experiencias de parto sorprendentes.

Las matronas están presentes en el momento más duro y emocionante en la vida de la mujer: el nacimiento de su bebé. Estas historias –y también las que se han quedado sin premio pero nos estremece leer- son un buen reflejo de la importancia de esta profesión, que ayuda a las madres en este primer viaje del ser humano.

 

MIRIAM LLORENTE GILETE

Centro: Benissa- Alicante

Delegada: Belén Brotons

 

 

Mi anécdota: Momentos que hacen que el tiempo se detenga

 

Estar presente en un  momento tan importante para unos padres como el nacimiento de un hijo, para mí es un privilegio y siempre lo vivo como una oportunidad única que mi profesión me regala; pero hay ocasiones, experiencias, sentimientos que se quedan grabados para siempre, como la vez que acompañé a un matrimonio árabe en la llegada al mundo de su hija.

 

Respeto, admiración, amor, esos son los sentimientos que pude ver entre ellos, silencio, mucho silencio, de ese que hace que sólo se oiga su respiración, calmada y serena en unos momentos y profunda e intensa en otros… Me pidieron permiso para rezar el Corán: ¿y quién soy yo para daros permiso para rezar?, pensé" y aunque parezca increíble, sólo cerré los ojos y me limité a acompañarlos, podría decir que incluso recé con ellos; no había fronteras, no había barreras entre nosotros, hablábamos el mismo idioma, el idioma de dar la bienvenida a un ser nuevo al mundo.

 

A los minutos de nacer su hija, él le dijo: por favor no vuelvas a decir "me muero" porque pensé que el que me moría era yo…" sólo pude sentirme pequeña, orgullosa de ellos y contenta por ser partícipe de estos momentos que hacen que el tiempo se detenga.

 

CELIA CORDERO PÉREZ

Centro: Hospital Medina del Campo - Valladolid

Delegada: Eva Alonso

 

 

Mi anécdota: La historia de Manuel

 

Sucedió en el Hospital Valdecilla de Santander.

Allí trabajé como enfermera y en el año 2000, en la planta de neurocirugía tuve entre mis pacientes a Manuel, un niño de catorce años con un tumor neurológico. Su mamá, soltera cuando lo tuvo, había trabajado muchísimo para sacarlo adelante ella sola. A veces venía su hermano (el tío del niño), para darle un respiro. Se me quedó grabada su mirada.

En 2001 me traslado a Barcelona para hacer mi residencia como matrona, y años más tarde regreso a Santander para ejercer allí mi profesión. En una de mis guardias, ya en el año 2005, el celador me entrega la hoja de una mamá que se había puesto de parto.

Cuando salgo a llamar a "Carmen" no me imagino lo que vendría después. Al hacerle la historia clínica y preguntarle si tenía más hijos me miró. Tras un momento de silencio en el que nos reconocimos, las dos dijimos: "Manuel". El destino o Dios, o lo que sea, hizo que coincidiésemos cuando despidió a su hijo mayor y cuando nació el pequeño.

 

ELBA MONTES RODRÍGUEZ

Centro: CS Carballo- A Coruña

Delegada: Lucía Otero

 

 

Mi anécdota: Novia de parto y tarta de boda

 

Estaba haciendo una guardia de noche en una clínica privada y parecía una guardia tranquila. A la una de la madrugada se oyen aparcar muchos coches y entra una novia (vestida de novia), un novio y todos los invitados a la boda con sus modelitos de fiesta, pues la novia se había puesto de parto.

 

Todo se desarrolló rápido y bien. De esta manera los invitados pudieron volver a la fiesta para continuar celebrándolo.

 

Como a las siete de la mañana aparecieron algunos familiares con tarta nupcial para el turno de noche.