Cómo prevenir los defectos del tubo neural antes de quedarme embarazada

Tomar ácido fólico antes de la concepción es la clave

 

     
  El conocimiento científico que existe en la actualidad está permitiendo responder a múltiples cuestiones que han permanecido sin respuesta hasta ahora. Una de las preguntas es cómo una mujer que está esperando un hijo o que desea quedarse embarazada puede disminuir el riesgo de que su futuro hijo nazca con alguna enfermedad o patología. Un caso son los defectos del tubo neural.

Los defectos del tubo neural son una enfermedad congénita, es decir heredada desde el nacimiento, que afectan al desarrollo del sistema nervioso central. Están implicados principalmente en procesos de cierre de todas las estructuras que recubren o protegen el sistema nervioso. Puede existir un defecto en el cierre de estas estructuras y es entonces cuando aparece la patología.
  Prevenir los defectos del tubo neural en el feto
     
 
Miriam de la Puente y Diana Cuenca Gómez
Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínico San Carlos (Madrid)
 
 
Los defectos del tubo neural afectan entre 0.5 y 2 de cada 1.000 embarazos en el mundo. Y suponen la segunda causa más frecuente de malformaciones congénitas tras las malformaciones cardiacas. Asocian una elevada mortalidad en los recién nacidos, ya que del 5 al 10 por ciento de los niños afectados por estas malformaciones van a fallecer durante el primer año de vida. Además, de los bebés que sufren un defecto del tubo neural y que sobreviven al primer año de vida, van a presentar defectos importantes en su desarrollo neuropsíquico que van a necesitar múltiples intervenciones médicas, aumentando la dependencia del niño y los cuidados que hay que aportarle.
 
 

Tubo neural: defectos de gravedad variable

 
 
     
  No todos los defectos del tubo neural tienen la misma gravedad. Estos defectos se van a clasificar en abiertos, cerrados, superiores o inferiores según su localización y la gravedad del proceso.  
     
 
 
Hay que tener en cuenta, que las formas más graves son las que van a producir defectos importantes y una enfermedad al recién nacido. Los defectos leves pueden pasar desapercibidos no sólo durante la infancia, sino también durante la vida adulta. Pueden ser totalmente asintomáticos, es decir, sin dar ningún tipo de problema, y ser diagnosticados de forma casual cuando se realizan estudios por otra causa. En otros casos, pueden producir síntomas leves en los adultos como dolores de espalda, etc. que al estudiarse encuentran una espina bífida causante del problema.
 
 
 
Tomar ácido fólico antes del embarazo   Es importante conocer, sobre todo una mujer joven que busca un embarazo que se ha demostrado que hasta un 50 a 70 por ciento de los defectos de tubo neural podrían ser prevenidos con suplementos de ácido fólico a las embarazadas.

Una intervención, o un gesto tan sencillo como es modificar nuestra dieta, hacia una dieta rica en folatos y tomar suplementos tiene un impacto importantísimo en la disminución de estos problemas. Así que si estás buscando embarazo debes planteártelo:

Es tan fácil prevenirlo como recordar una vez al día que debo tomar un suplemento con ácido fólico.
     
     
Además aunque el principal beneficio del suplemento de ácido fólico es la diminución de la incidencia de defectos del tubo neural, parece cada vez más claro que también se asocian a la disminución de otros problemas del desarrollo embrionario y enfermedades asociadas a la gestación como abortos de repetición, enfermedades hipertensivas, malformaciones cardiacas y renales, labio leporino, etc.
 
 
 
 
La mujer que busca un embarazo debe iniciar por lo tanto el consumo de preparados con ácido fólico. Como hemos visto esta maniobra tan sencilla puede disminuir grandes problemas en tu futuro bebé. Además debemos decir que el consumo de suplementos de ácido fólico no tienen efectos secundarios importantes para la madre ni tampoco contraindicaciones importantes.