Ácido fólico: por qué es un nutriente esencial en tu embarazo

Los folatos, cruciales para el desarrollo del bebé

Es muy importante que la suplementación con ácido fólico comience antes del embarazo (etapa preconcepcional) y sea diaria. Tomar folatos, junto con suplementos vitamínicos adecuados durante toda la gestación, reduce la incidencia de defecto del tubo neural (DTN) del bebé y otras malformaciones cardiacas, urinarias y orofaciales (como labio leporino).

Embarazadas, con déficit de folatos


La embarazada debe tomar folatos y suplementos de ácido fólico

Aunque solemos utilizar indistintamente los términos de ácido fólico y folato, creo que debemos explicar que el folato es una vitamina B soluble en agua (B9) que se produce de forma natural en alimentos como el hígado  vegetales de hojas verdes, naranjas y legumbres, mientras que el ácido fólico es la forma sintética del folato que se encuentra en los suplementos y se añade a los alimentos enriquecidos.

Lo mamíferos, así como otros animales, no disponemos de la capacidad para sintetizar folatos, por lo que deberemos obtenerlos a partir de la dieta. Sin embargo, la ingesta diaria de folatos es generalmente inferior a las cantidades recomendadas por las autoridades sanitarias en la embarazada por lo que deben ingerirse en forma de nutrientes externos en forma de suplementos vitamínicos.

Ácido fólico: toma 400 microgramos al día en gestantes

La dosis de ácido fólico recomendada en el embarazo por la Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología (SEGO) es de 400 microgramos al día en un embarazo único.

Si estás embarazada de gemelos debes tomar 1.000 microgramos (1 mg) al día durante los tres trimestres de embarazo.

El ácido fólico debe administrarse al menos un mes antes del embarazo y como mínimo durante los tres primeros meses para disminuir el riesgo de defectos del tubo neural (el más conocido es la espina bífida) en al menos un 50 a 70% de los casos.

Pero es importante recordar que la administración de ácido fólico no previene todos los defectos del tubo neural: hay algunos que no están relacionados con el déficit de ácido fólico sino con alteraciones cromosómicas o con diabetes mellitus mal controlada antes del embarazo.

¿Y con antecedentes de un bebé afectado por DTN?


Embarazada con déficit de ácido fólico y suplementos vitamínicos

En España, la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad y Consumo ofrece las siguientes recomendaciones a las gestantes: 

  • La mujer sin el antecedente de un embarazo afectado por un defecto del tubo neural (o DTN), que planifica una gestación debe tomar 0,4 mg (400 microgramos) al día de ácido fólico en un embarazo único.
  • Mientras que aquellas con el antecedente de un hijo previo afectado por un defecto del tubo neural debe tomar 4 mg/día de ácido fólico.
  • En ambos casos,  el suplemento de ácido fólico ha de tomarse al menos desde un mes antes de la gestación y como mínimo durante los tres primeros meses del embarazo, además seguir una dieta con alimentos ricos en folatos.

Embarazada de gemelos, ¿cuánto ácido fólico tomar?


Como hemos explicado, en los embarazos gemelares las dosis recomendadas de ácido fólico son un poco mayores que en las gestaciones únicas.  La dosis recomendada de ácido fólico es de 0,6 mg/día  (600 microgramos/día)  antes del embarazo continuando con 1 mg/día  (1000 microgramos/día)  en todo el embarazo. De esta manera, se  satisfacen las necesidades de crecimiento de los fetos y las placentas.

Las situaciones de riesgo para incrementar la dosis de folato de 0,4 a 4 mg al día son:

  • Hijo previo con defecto del tubo neural
  • Tratamiento con anticonvulsivantes como ácido valproico o carbamazepina
  • Obesidad materna con un IMC> 30 Kg/m2
  • Diabetes pregestacional insulinodependiente

Tomar ácido fólico en embarazos gemelares

Muy importante: ácido fólico antes del embarazo 


Embarazada prepara su embarazo con ácido fólico

Las pacientes que habéis estado en tratamiento con técnicas de reproducción asistida, ya tomabais ácido fólico desde antes de quedaros embarazadas. Sin embargo, en una gestación espontánea, suele ser menos frecuente que la paciente tome ácido fólico previo al embarazo y suele comenzar en el momento de enterarse de su gestación.

Por tanto, es muy importante que la administración de ácido fólico sea preconcepcional y diaria, dado que no existe una reducción apreciable del riesgo de defecto del tubo neural cuando el suplemento se toma de forma irregular o se inicia a partir del segundo mes de la gestación.

La ingesta de folatos, junto con complejos multivitamínicos durante toda la gestación (siempre que no contengan vitaminas liposolubles por encima de las dosis diarias recomendadas), reduce la incidencia no sólo de defectos del tubo neural sino de malformaciones cardiacas, urinarias, orofaciales (como el labio leporino), de extremidades y estenosis pilórica.

Alimentos ricos en folatos, toma nota 

Afortunadamente nuestra dieta mediterránea es rica en alimentos ricos en folatos. Te a mano siempre en la cocina estas verduras y hortalizas:   

Lista de alimentos con folatos

ALIMENTOS

EQUIVALENCIA EN MICROGRAMOS (mg)

Cereales suplementados con ácido fólico

½ taza: 300

Hígado

100 gramos: 185

Espinacas cocidas

½ taza: 100

Alubias cocidas

½ taza: 90

Espárragos cocidos

4 piezas: 85

Arroz blanco

½ taza: 65

Espinacas crudas

1 taza: 60

Guisantes verdes cocidos

½ taza: 50

Brócoli cocido

½ taza: 45

Aguacate

½ taza: 45

Cacahuetes

1 taza: 40

Lechuga

½ taza: 40

Zumo de tomate

180 ml: 35

Dra. María de la Calle Fernández-Miranda
Jefe de Sección de Obstetricia Médica y Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital La Paz (Madrid)