Cómo cuidar la cara en el embarazo

Cambios en el cutis de la gestante

 

Cómo mantenerse bella durante la gestación

 
Cuidados embarazo: cabello Cuidados embarazo: piel Cuidados embarazo: cara Cuidados embarazo: protégete del sol

Cuida tu cabello

Piel y embarazo

Cara sin manchas

Protégete del sol

Cuidados embarazo: senos Cuidados embarazo: varices y piernas cansadas Cuidados embarazo: estrías Cuidados embarazo: hemorroides

Senos y molestias

Piernas y varices

Evita las estrías

Hemorroides

 

En el embarazo las hormonas se disparan y con ellas los cambios en la mujer. Y la piel no es una excepción. En algunas se vuelve más grasa y otras tienden a la sequedad. En ambos casos deberás cuidártela más de lo habitual antes de quedar en estado. A las mujeres con la tez más seca, una mayor secreción de las glándulas sebáceas les conferirá un plus de elasticidad. Y al contrario: las de cutis más graso, tenderán a padecer acné. La tendencia a la sequedad se agrava en las féminas de piel seca y mejora el acné en las pieles grasas. Cada gestante es diferente y mientras a unas el cabello se les cae a otras se les torna quebradizo. Igual sucede con las uñas. Los cambios vasculares afectan, en mayor o menor medida, a todas las embarazadas: ninguna se salva de una peor circulación sanguínea. Sin embargo, esto no significa que seguro aparezcan varices o arañitas vasculares. Pero está claro que el embarazo propicia su aparición. Cambios en la pigmentación, en el pelo, las uñas, formación de estrías, cambios vasculares... Es importante saber identificar estas modificaciones para saber qué es normal y qué no lo es durante el embarazo.

 

 

Piel más pigmentada en el embarazo

 
Durante la gestación la piel se oscurece en todo el cuerpo. En la mayoría de las mujeres aumenta el pigmento en zonas determinadas e incluso en cicatrices recientes. El aumento de la pigmentación se muestra sobre todo en la zona de los genitales, las axilas, alrededor del pezón y en la línea alba (va desde el ombligo hasta el pubis y cuando se oscurece con el embarazo se denomina línea "nigra"). A veces también se oscurecen los lunares y las pecas. El aumento de la progesterona y los estrógenos provoca eleva la producción de melanina (sustancia química o pigmento encargado de dar dolor al pelo, la piel y al iris del ojo). Por eso a veces aparecen manchas oscuras en la piel, que en términos médicos se conocen como melasma  o cloasma. "Salen siempre en la cara, la zona del bigote y la frente y a veces en las mejillas", explica el dermatólogo Antonio Campoy Sánchez, del Capio Hospital General de Catalunya. Las manchas oscuras (también se conoce como "máscara del embarazo") suelen aparecer en el segundo o tercer trimestre de la gestación. No son dañinas, solo es un problema estético que afea el aspecto de la madre en estado. Las mujeres con la piel más oscura son más proclives a desarrollarlas que las de tez clara, así como las que utilizan anticonceptivos con estrógeno. Para prevenir su posible aparición, aumenta la protección solar con cremas de factor 50 porque los rayos ultravioleta del sol intensifican la coloración. Aplícatelo cada día, aunque no vayas a tomar el sol (nunca debes exponerte en las horas en las que es más intenso, es decir, entre las 12.00 y las 16.00 horas). Con las tareas cotidianas como pasear u otras al aire libre también estamos expuestos a los rayos solares. Además de fotoprotectores, cúbrete con sombreros. La hiperpigmentación normalmente desaparece paulatinamente tras el nacimiento del bebé (porque disminuye la producción de melanina). Si persisten después de tres meses del embarazo, se tratan con cremas y geles despigmentantes hasta su eliminación, (aunque a veces persisten y desaparecen muy lentamente). Mientras, pueden disimularse con medicamentos aclarantes recetados por el dermatólogo. Como última opción si no se eliminan del todo, recurre al láser si lo permite el especialista.
 
Cómo reducir los problemas más comunes en la piel de la embarazada:
 
⇒   Brillos de la cara durante la gestación
  Loa cambios hormonales en las mujeres encinta provocan una mayor secreción de las glándulas sebáceas. Este exceso de grasa, junto con un incremento de la circulación sanguínea, propicia la aparición de brillos en la cara. Nada peligroso para la salud, simplemente afea a la gestante. Lo bueno es que una limpieza facial exhaustiva reduce considerablemente los efectos de esta excesiva secreción. Las mujeres con la piel grasa o mixta están más predispuestas al crecimiento de granitos o acné. Pero no te asustes: a otras, en cambio, les mejora el acné al quedar en estado.
   
⇒  

Acné en la embarazada

  En algunas mujeres el acné se agrava y en otras mejora. Generalmente durante el primer trimestre el acné empeora o brota. Si esto ocurre, lo ideal es acudir al dermatólogo. Hay que tener cuidado con los productos para el acné durante el embarazo, no tome medicamentos para el acné ni tratamientos sin receta sin antes consultar con el ginecólogo. No use cremas que contengan  retinoides, como retinol, tretinoína o adapaleno, ya que pueden causar graves defectos congénitos.
   
  Debido a que el acné es producido por las hormonas es difícil controlarlo con productos aplicados, pero puede mejorarse. Consejos para tratar el acné en el embarazo:
   
  •   Mantenga la piel limpia: es importante una buena limpieza de la cara para evitar o tratar el acné, ya que la secreción de las glándulas de la piel está incrementada. Lávese la cara con una loción limpiadora suave dos o tres veces al día, pero no se lave con demasiada frecuencia porque la piel se reseca y se agrava el problema.
     
  •   Utilice una crema para el acné recomendada por su dermatólogo (sólo sobre las áreas afectadas o propensas a desarrollar acné).
     
  •   Todos los productos que use deben ser no-comedónicos; evite los productos con aceite mineral.
     
  •   Es importante usar protector solar durante el embarazo para evitar manchas, pero lo es aún más si hay acné, para evitar cicatrices.
     
     
⇒   Maquillaje   Cómo cuidar el rostro durante la gestación
  Maquillar la cara ayuda a ocultar "pequeñas" imperfecciones faciales. El maquillaje es inocuo para la madre y para el bebé, pero tenga cuidado con los productos con alcohol y perfumados para evitar los riesgos de alergia.
   
⇒   Ojos
  La retención de líquidos puede hacer que el contorno de ojos se hinche y parezca cansada. Para reducir la hinchazón de párpados colóquese discos de algodón o gasas empapadas en una infusión de manzanilla ya fría o dos rodajas de pepino, durante al menos 10 minutos. Beba mucha agua y evite la cafeína.
   
⇒  

Cuidado de la cara

  Durante el embarazo mantenga su rutina de limpieza habitual. Estos son algunos consejos:
   
  •   Si la piel se seca, hidrátela  con crema y aumente la ingesta de líquidos.
     
  •   Si la cara se engrasa, use productos suaves no-comedónicos,. Se puede exfoliar con exfoliantes mecánicos (no usar exfoliantes químicos). Debe protegerse del sol.
     
  •   Evite productos que contienen Retinol o cualquier forma de vitamina A. Nunca deben de usarse, a menos que su ginecólogo los recete.
     
  •   Deje que su piel respire lo más posible, lávese antes de acostarse con jabón suave o leche limpiadora para eliminar las impurezas acumuladas durante el día, y al terminar aplique una crema hidratante hipoalergénica.
     
  •   Si han comenzado a salirle manchas, granitos o un ligero enrojecimiento en la cara,  aplíquese una infusión de manzanilla con un algodón sobre la cara bien limpia durante 15 minutos, le ayudará a "aclarar" su piel y actúa como calmante y refrescante.
     
  •   En ocasiones al final del embarazo se hincha la cara y el cuello debido a la retención de líquidos. Para disminuir la hinchazón aplíquese en la cara una toalla empapada en agua fría o una mascarilla descongestionante.