Cómo retirar la lactancia materna

Disminuir el estímulo hace que la producción de leche sea menor

Si la retirada de la lactancia se debe a problemas con ella -sensación de poca leche o dolor en las tomas- y quieres continuar, solicita ayuda a tu matrona. Probablemente con su ayuda se solucione la situación y puedas continuar más tiempo. También puedes contactar con grupos de apoyo a la lactancia, pues está demostrado que la experiencia y los consejos de mujeres que han lactado ayuda a las madres a mantener lactancias más prolongadas.
 
Si deseas retirar la lactancia porque no quieres continuar por diversos motivos (no disfrutas con la lactancia, no deseas compaginarlo con el trabajo o crees que ha llegado el momento de dejarlo) los profesionales valoraremos si tienes información suficiente, pero siempre respetaremos tu decisión.
 
 
     
Se recomienda retirar la lactancia materna de forma progresiva. Disminuyendo el estímulo del pecho se consigue que la producción sea cada vez menor. Para retirar la lactancia, se van sustituyendo tomas de pecho por tomas de biberón.

Por ejemplo, se puede empezar con la toma de media mañana. Dos o tres días después, sustituye la toma de media noche. Varios días después, la de media tarde. Así sucesivamente hasta reemplazar todas las tomas.
  Cómo retirar la lactancia materna
     

 

 
La primera vez que sustituyas una toma, puedes notar molestias por tener el pecho lleno. Si la molestia es leve, no lo estimules. Según pasen los días, irá disminuyendo hasta desaparecer. Pero si lo precisas, puedes extraer un poco para aliviar la molestia. No se recomienda vaciar el pecho, pues no disminuiría la producción de leche.
 
Por ejemplo, si el primer día necesitas extraer un poco una hora después de lo que hubiera tocado la toma, extrae lo justo para que no moleste. Probablemente el día siguiente pasarán dos horas, y el próximo no lo necesitarás. De esta manera se consigue retirar la lactancia materna.
 
 

Curvas de crecimiento del crecimiento del niño

 
Las curvas de crecimiento, conocidas como percentiles, que se han utilizado habitualmente en las consultas de pediatría estaban basadas en el crecimiento de niños de EEUU alimentados mayoritariamente con lactancia artificial, y por tanto no equiparables a lactantes de otros países o alimentados con leche materna.
 
Por ello, la OMS realizó un nuevo estudio que presenta el patrón internacional de crecimiento infantil para los niños de hasta cinco años, en cuyas tablas deben basarse los pediatras para valorar el crecimiento de los bebés alimentados con leche de madre, cuyo crecimiento sigue un patrón distinto, y de este modo apoyar la lactancia materna.
 
Estas curvas se pueden descargar en:
 
⇒   Curvas de crecimiento de bebés alimentados con leche materna
   
   
     
Más información
 
⇒   Organización Mundial de la Salud
⇒   Asociación Española de Pediatría
⇒   La liga de la leche
     
   
  Lucía Moya. Matrona