Quiero quedarme embarazada, ¿cuáles son mis días fértiles?

Si te observas varios ciclos, identificarás tu ovulación fácilmente

Si estáis buscando un embarazo, conviene tener presente que, no existe periodo de tiempo máximo, desde que se empieza a intentar hasta que se consigue. Conocer determinados aspectos de tu ciclo menstrual, puede ser de gran interés para lograr la gestación.
 

¿Cuál es mi fase fértil?


Tu fase fértil es el tiempo de mayor probabilidad en el que tus relaciones coitales puedan desembocar en un embarazo. Por tanto, serán los días entorno a la ovulación. Es decir, momento en que el óvulo ha madurado y  se libera del ovario.
 

¿Cuánto puede durar la ovulación?


La fase fértil puede durar entre tres y cinco días. Hay que tener en cuenta que, su duración depende de la supervivencia del óvulo, así como de  la supervivencia y capacidad de fecundación de los espermatozoides. El óvulo una vez liberado (ovulación)  puede vivir hasta 24 horas y va desplazándose a través de la trompa de Falopio hacia el útero. Por lo general, los espermatozoides sobreviven entre dos y cinco días.

Un factor fundamental para la supervivencia y movilidad de los espermatozoides es el ambiente de la vagina. En la fase preovulatoria, el moco cervical que fluye del cuello del útero a la vagina cambia la acidez de la vagina haciéndola alcalina: éste es el medio ideal para facilitar la movilidad y supervivencia de los espermatozoides.
 

Quiero quedarme embarazada, ¿cuáles son mis días fértiles?

¿Cómo puedo calcular mis días fértiles?

 
Para calcularla, tienes que conocer lo que dura tu ciclo menstrual, que es el periodo entre dos reglas consecutivas; durante estos días se producen una serie de cambios en el aparato reproductor por acción de las hormonas sexuales. Todos estos cambios van encaminados a preparar un posible embarazo.

El ciclo menstrual comienza el primer día de la regla y finaliza el día anterior a la siguiente menstruación. Cada ciclo tiene una duración media de 28 días, aunque es frecuente que haya variaciones entre 21 y 35 días. Por tanto, se consideran ciclos regulares, cuando la menstruación o regla tiene lugar a intervalos más o menos fijos aunque, no sean de 28 días. Por ejemplo, pueden ser cada 26, 30, 32…
 
Calculadora ovulación

Consulta la calculadora de la ovulación para conocer tus días fértiles


Si tienes curiosidad por saber cuándo será la fecha de tu próxima ovulación, utiliza esta calculadora de ovulación...
 

Entonces la ovulación sucede el 14 día del mes...


Muchas mujeres creen que la ovulación se produce el 14 día del mes. Pero esto no siempre es así, puesto que el día de la ovulación varía en función de la duración del ciclo menstrual. Por tanto, para calcular los días  fértiles, debes conocer la longitud de tu ciclo menstrual y la regularidad de éste. De esta forma podrás conocer cuando sucede la ovulación.

 

Y el ciclo menstrual tiene dos fases...

 
  • La primera parte del ciclo o fase preovulatoria- comienza el primer día de la menstruación y termina con la ovulación. Su duración es variable.
  • La segunda fase del ciclo o fase postovulatoria- comienza tras la ovulación hasta el día anterior a la siguiente menstruación. Esta fase suele tener una duración constante entre 12 y 16 días.
La duración de la primera fase, al no ser tan exacta, es la que explica que algunas mujeres tengan ciclos largos o cortos, tomando como referencia los ciclos más frecuentes de 28 días de duración.

Ciclos cortos, largos e irregulares

 
Vamos a considerar distintos supuestos para que entiendas con claridad cómo identificar tus días fértiles. Teniendo en cuenta que la segunda fase del ciclo dura entre 12 y 16 días, solo tienes que restar entre 12 y 16 días a tu próxima menstruación.
Si vas a menstruar el 30 de abril, tus días fértiles serían del 14 al 18 de abril, teniendo en cuenta que la vida del óvulo es de 24 horas y la supervivencia de los espermatozoides unas 72 horas. Siempre que tus ciclos sean regulares aunque, no sean de 28 días, lo puedes calcular de la misma forma.
  • En caso de ciclos cortos. Por ejemplo, un ciclo de 23 días: es muy fácil que se produzca la ovulación, el día 9 ó 10 del ciclo, por lo que los días más fértiles estarán comprendidos  entre el 7 y 11 días del ciclo.
  • En ciclos largos. Si tus ciclos son de 35 días, la ovulación tendrá lugar entorno al 21 día del ciclo por lo que el periodo de mayor fertilidad  será entre los días 19 y 23 del ciclo.
  • En ciclos irregulares. Se consideran ciclos irregulares, cuando éstos, no siguen un patrón, sino que suceden a intervalos variables. En estos casos, no es tan fácil calcular cuando tiene lugar la ovulación, por tanto, el periodo más fértil. Sería aconsejable hacer un estudio analítico, para  comprobar si las hormonas sexuales, se producen correctamente.

Por otra parte, es interesante conocer que existe una estrecha relación entre el hipotálamo (estructura del cerebro) con la hipófisis y los ovarios. Esto significa que el sistema nervioso y el sistema endocrino (hormonal) interactúan entre sí. Por ello, determinadas alteraciones emocionales podrían alterar el ciclo menstrual.

Otros métodos complementarios te pueden ayudar al cálculo de tus días fértiles

  • Medición de la temperatura basal
     

    Deberás medir tu temperatura por la mañana al despertar, antes de levantarte de la cama y siempre en la misma zona: boca, axila o ano.  A esta medición, se le conoce como temperatura basal.

    En una hoja de seguimiento del ciclo anotarás el valor que te marca el termómetro.

    Irás comprobando que, dentro de cada ciclo existe una diferencia de la temperatura entre las dos fases del ciclo.

    Una temperatura se refiera al periodo antes de la ovulación y otra después de la misma, hasta la siguiente menstruación. Una elevación de entre 2 y 5 décimas superior indica la ovulación. El desnivel es tan pequeño que, deben tenerse en cuenta circunstancias como sufrir estrés, pesadillas, trasnochar, los resfriados…

    El folículo de donde se ha desprendido el óvulo (ovulación) se transforma  en cuerpo amarillo tras la ovulación, segrega progesterona y esta hormona desencadena un aumento de la temperatura basal que oscila entre 0´2 y 0´5 º C, Este ligero aumento, permite diagnosticar a posteriori el día de  la ovulación, observando varios ciclos.



Medición de la temperatura basal
  • Observación del moco cervical

    Partimos de que el moco cervical, el flujo que sale por la vagina durante los días fértiles, presenta unas características que facilitan la supervivencia de los espermatozoides. Sin embargo estas secreciones, son algo variables en cada mujer.
     
    Hay mujeres que tienen una gran cantidad de moco durante el ciclo, otras apenas lo presentan y es solo en la ovulación, cuando aparece claramente. Anotarás por la noche, las sensaciones que el moco produce en la vagina y vulva: lo puedes recoger con los dedos o en el papel.

    Al terminar la menstruación habrá sensación de sequedad, sin moco. Después la sensación de humedad va en aumento, el moco que aparece tiende a ser blanco o amarillento y cremoso, también puede ser espeso y viscoso.
    A medida que se va acercando la ovulación, la sensación de humedad es mayor, el moco se vuelve "filante", elástico y transparente: similar a la clara de huevo, se estira sin romperse más de 2´5 centímetros. Para evitar interferencias con el semen, sería recomendable, un ciclo sin relaciones coitales.
Dolor de pecho u ovarios
  • Otros cambios como dolor de pecho u ovarios
     

    Existen otros síntomas que pueden advertir la ovulación, entre ellos, la sensibilidad en el pecho o el dolor ovárico.

    En el pecho puede darse aumento de tamaño, pesadez, tirantez, hormigueo o  picor, hinchazón o sensibilidad. Aunque aporta información complementaria, no es, sin embargo, un síntoma suficiente para determinar la ovulación, ya que, algunas mujeres no lo presentan, otras lo presentan coincidiendo con la ovulación y  algunas más adelante.

    El dolor ovárico, tampoco es por si mismo, síntoma suficiente pero, sí lo es complementario. Es un dolor muy variable en cuanto a intensidad y localización. Por tanto para distinguir el periodo fértil se puede utilizar un solo método o la combinación de varios.
Lola Noceco, Matrona