8 cosas que no sabías sobre la ovulación

Curiosidades sobre tus días fértiles

La ovulación es decir, cuando el óvulo se desprende del ovario para que pueda ser fecundado por el espermatozoide es un momento crucial en la reproducción humana. Son solo un par de días fértiles en todo el ciclo menstrual. En realidad, es uno de los objetivos del ciclo menstrual de la mujer: que un folículo libere un óvulo (o dos) para que se fusione con un espermatozoide en la trompa de Falopio y se produzca el embarazo. Con la ayuda de la doctora Veronique Moens, ginecóloga del Institut Marquès de Barcelona, te contamos algunos misterios que tiene este proceso.

1. Normalmente ocurre a mitad de ciclo, pero no siempre


“La ovulación habitualmente ocurre en la mitad del ciclo, calculando siempre como primer día el primer día de la regla anterior. Pero no siempre es así. Puede ocurrir antes o después, incluso en mujeres que tiene ciclos regulares de 28 días. No es algo exacto. Puede ocurrir entre el día 10 y el 19”, nos comenta la doctora Moens. Lo que sí que hay que tener presente

2. El óvulo tiene una vida corta


El óvulo tiene una “fecha de caducidad” muy corta. Una vez que se libera del folículo, vive tan solo entre 24 y 48 horas. Es decir, son los días fértiles de la mujer.  El espermatozoide vive dentro del sistema reproductor femenino entre 24 y 48 horas, así que para conseguir el embarazo, “el margen es de 48 horas antes y después del día que calculamos que puede ocurrir la ovulación”, señala la doctora Moens. En nuestra calculadora de la ovulación puedes calcular los días fértiles, y por lo tanto, los días que más probabilidades tienes de quedarte embarazada.

 3. Algunas mujeres notan los síntomas de la ovulación


“Hay mujeres que experimentan algunos síntomas cuando ovulan”, comenta la doctora Veronique Moens . “El óvulo que  se encuentra dentro del folículo crece. Cuando llega a un determinado tamaño, el folículo se rompe y el óvulo se libera. Eso la mujer lo siente como una molestia porque se produce dentro del aparato reproductor de la mujer un ligero sangrado que irrita la zona abdominal”, añade, Pero como nos advierte la doctor Moens, no es un buen procedimiento para saber si la mujer está ovulando o no.  “No podemos decir que sea un método totalmente fiable. El control ecográfico y las analíticas, en las que se analizan los cambios de hormonas, sí que nos pueden decir cuándo la mujer está ovulando. También se producen cambios en el moco cervical que existe y en las revisiones lo ves”.

4. Falsos mitos de la ovulación


 

  • "Los ovarios se turnan cada mes por sistema". Una de las más extendidas es pensar que un mes la ovulación ocurre en el ovario derecho y al siguiente en el izquierdo. “No hay tanta matemática”, dice la doctora Veronique Moens.
  • "Si hay regla, hay ovulación necesariamente". También se piensa que cuando ha habido menstruación es que se ha producido una ovulación. Suele ser lo frecuente, pero puede ocurrir que el óvulo no llegue a salir del folículo, pero sí que se liberen hormonas para que se produzca la menstruación.
  • "No puedo quedarme embarazada con la regla". Otra idea errónea es pensar que durante la regla es imposible la ovulación y por lo tanto quedarse embarazada. “Es poco probable pero puede ocurrir. No es imposible un embarazo [durante los días de menstruación]”.

5. Con la reproducción asistida no se “roban” óvulos


Existe la creencia que las mujeres que se someten a técnicas de reproducción asistida en el futuro se les adelanta la menopausia porque al extraerle óvulos tienen menos. Pero como nos dice la doctora Moens, “no robamos óvulos de otros ciclos, aprovechamos los folículos que el ovario dispone. Hay que tener en cuenta que muchos inician el proceso de estimulación, y nosotros los tomamos”.

6. El estrés puede afectar a la ovulación


”Los estados de ansiedad y estrés afectan a las hormonas y la ovulación se produce porque el sistema hormona está equilibrado”, señala la doctora Moens. Es la hormona folicuestimulante la que provoca que los óvulos empiecen a madurar. A su vez, los folículos producen estrógenos. Cuando se alcanza un determinado nivel de estrógeno se segrega la luteína, otra hormona que es la que causa que el óvulo maduro se libere. A continuación la progesterona toma el protagonismo. Cualquier circunstancia que altere este delicado engranaje causa que la ovulación no tenga lugar.

7. La obesidad dificulta la ovulación

La obesidad provoca cambios hormonales y por eso se ve afectado la calidad del óvulo. También afecta a la implantación del embrión en el útero. Por eso cuando a las consultas de los ginecólogos llegan mujeres con sobrepeso u obesidad que desean ser madres y no lo consiguen, el primer consejo que se les da es que intenten perder peso. “No solo viene bien para la ovulación, también para la gestación”. Hay que tener en cuenta, que el sobrepeso y la obesidad incrementa el riesgo de diabetes gestacional e hipertensión.

8. Los quistes ováricos, enemigos de la ovulación


Preguntas y respuestas sobre la ovulación y días fértiles

Cuando un folículo que se encuentra dentro del ovario crece y crece, sin que se libere ningún óvulo se produce lo que se conoce como quiste folicular. Son quistes benignos y lo normal es que se reabsorban, pero a veces no lo hacen y se forma entonces los ovarios multiquísticos. Provoca que las ovulaciones no se realicen con regularidad y, por lo tanto, la menstruación no tiene una periodicidad definida. Pero no causa infertilidad.

No hay que confundirlo con el Síndrome de ovario poliquístico (SOP), que es una enfermedad que acarrea otras alteraciones clínicas. “No suelen tener ovulaciones regulares, no tienen regla. Cuando se le receta anticonceptivos la mujer tiene la regla, pero es ficticia”, señala la doctora Moens. En estos casos hay que hacer un estudio muy personalizado. Generalmente se acompaña de obesidad  y resistencia a la insulina.

Caridad Ruiz
Redactora experta en Salud