Causas del parto prematuro

Qué puede provocar el parto prematuro

Hay muchas causas de parto prematuro. En ocasiones existe una causa identificable, pero en otras no. Algunas de las condiciones y problemas específicos que se han asociado con partos prematuros son:

  • El estilo de vida que haya llevado la madre durante el embarazo: fumar, beber alcohol, consumir drogas, alimentarse mal, la exposición a ciertos medicamentos, niveles excesivos de estrés durante el embarazo (dificultades económicas, excesivo trabajo...), la falta de cuidados prenatales o comenzar los cuidados prenatales demasiado tarde, estar de pie en el trabajo muchas horas, etc.
  • Muchas veces la causa no está bajo el control de la madre. Cualquier mujer puede tener un parto prematuro, pero existen algunas que corren un riesgo mayor. 

Causas del parto prematuro

Factores de riesgo


  • Historia clínica
    • Mujeres que ya han tenido un parto prematuro previo: estadísticamente una mujer que ha tenido un parto prematuro tiene entre un 20 y 30% más de posibilidades de tener otro, y si ha tenido dos nacimientos prematuros las posibilidades de un tercero se elevan hasta el 70%.
    • Dos o más abortos previos: los abortos múltiples aumentan el riesgo de un parto prematuro.
    • Mujeres que esperan dos o más bebés.
    • Mujeres con ciertas anomalías estructurales en el  útero o en el cuello del útero.
  • Trastornos médicos durante el embarazo
    • Un desequilibrio hormonal.
    • Enfermedad crónica materna (diabetes, hipertensión...).
    • Una infección.
    • Complicaciones asociadas al embarazo (preeclampsia, diabetes gestacional, placenta previa...).
    • Bajo peso u obesidad antes del embarazo.
    • Embarazos muy seguidos con menos de 9 meses entre ellos (se recomienda a las mujeres consultar a su médico para determinar cuánto tiempo le conviene esperar en cada caso).
    • Embarazo tras una Fecundación in Vitro (FIV).
    • Sangrado vaginal.
  • Factores demográficos: el parto prematuro es más probable en mujeres: 

Provocar el parto

Puede que el médico provoque el parto o realice una cesárea por diversas razones: debido a complicaciones en el embarazo o a problemas de salud de la madre o el feto. Antes de provocar un parto prematuro o realizar una cesárea antes del fin del embarazo, los médicos se aseguran de que el bebé tenga buenas posibilidades de sobrevivir. En algunos casos se utilizan medicamentos que aceleren la maduración de los pulmones del bebé, de forma que tenga menos complicaciones al nacer prematuro.