Dos embarazos muy seguidos: alimentación especial

La madre debe reponer sus reservas de ácido fólico, hierro y calcio

Alimentación en dos embarazos muy seguidos

En el posparto, el organismo de la mujer empieza una etapa de recuperación en la que sus órganos se recolocan, sus tejidos se regeneran y se restaura los depósitos de energía y nutrientes que han servido de sustrato para la formación del nuevo bebé.

Un nuevo embarazo durante el puerperio hace que la madre tenga que tirar de sus reservas para afrontar la nueva gestación y necesita una alimentación con más fundamento.  Las doctoras Virginia Ortega, especialista en Ginecología y Obstetricia, e Irene Bretón, especialista en Endocrinología y Nutrición, ambas del Hospital Gregorio Marañón (Madrid) te hacen una recomendaciones nutricionales muy prácticas.

Embarazo en el posparto: déficit de nutrientes


Más necesidad de hierro y calcio

"Cuando hay dos embarazos muy seguidos puede haber un déficit de aquellos nutrientes que se necesitan con mayor cantidad como el hierro o el calcio. Las mujeres con gestaciones seguidas que no han seguido una dieta equilibrada o no han tomado suplementos adecuados tienen un mayor riesgo de anemia y pérdida de masa ósea", afirman las especialistas.

Carencias de ácido fólico

Recientes investigaciones también coinciden en afirmar que un periodo intergenésico corto (entre embarazo y embarazo) menor de seis meses podría estar acompañado de carencias de ácido fólico. Los suplementos de ácido fólico tomados desde antes del embarazo y durante toda la gestación -será el médico quién indique la dosis adecuada- son imprescindibles para el correcto desarrollo fetal.

embarazada suplementos

Alimentos para la embarazada que cuida de un bebé

Si afrontas un nuevo embarazo con un bebé de pocos meses en brazos, es muy útil que sigas estos consejos de alimentación:

  • Cinco comidas al día

    Lo más recomendable es que hagas tus saludables cinco comidas al día, incluyendo frutas o verduras en todas ellas: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. No te saltes ninguna, ya que el organismo materno se encuentra al límite de sus fuerzas en esta situación.
  • Más aporte de vitamina D

    Presente en huevos, lácteos y pescados como el salmón o el atún, la vitamina D interviene en el fortalecimiento de los huesos y ayuda al organismo a utilizar el calcio, cuyas reservas, tras el primer embarazo, se encontrarán bajo mínimos.

  • Más calorías

    Por último, cuidar de un bebé embarazada de nuevo puede resultar agotador: los alimentos que aportan carbohidratos (arroz, patatas, pastas…) aportarán la energía necesaria para esta etapa tan exigente.

 

Ángela del Tío