Lactancia: Cómo aumentar la producción de leche materna

Aumenta la estimulación o corrige la técnica de lactancia

Muchas madres tienen la sensación de producir poca leche materna (hipogalactia). La realidad es que los casos documentados de baja producción de leche son mucho menos frecuentes de lo que la población general piensa. 

Por qué produzco poca leche materna


Es muy habitual encontrar mujeres que dicen tener poca leche. En realidad esta secreción escasa no era el problema en sí, sino consecuencia de una técnica de lactancia inadecuada. Si ponemos remedio a esta mala técnica, aumentará la producción de leche materna. El déficit de leche materna se produce por dos causas:

  • Falta de estimulación del pecho

    Para conseguir una producción de leche adecuada a las necesidades de cada bebé, es necesaria una estimulación cada vez que el bebé tenga hambre: es clave mantener una lactancia a demanda, lo que supone múltiples tomas o dar de mamar cada pocas horas.
  • Mala técnica de lactancia

    Puede que el bebé mame a demanda, pero que la técnica no sea adecuada y no consiga vaciar el pecho de la mamá, y por lo tanto no consiga estimularle correctamente.

lactancia

Soluciones para aumentar la producción de leche materna


Conociendo las causas del déficit de leche materna es muy fácil corregirlas. Para ello simplemente hay que conseguir una adecuada estimulación del pecho y una técnica adecuada de lactancia.

sacaleche

Bebé o sacaleches, al pecho

Para lo primero, la estimulación del pecho puede realizarse o con tu bebé o con un sacaleches. Debe de intentar realizarse desde el primer momento del nacimiento, sin pausas nocturnas, intentando crear un clima de tranquilidad para ambos, a demanda según las necesidades del bebé y buscando una postura cómoda para dar el pecho.

Debe ir cambiándose la mama con la que se alimenta para fomentar la estimulación de ambos y si se estén empleando suplementos por cualquier causa debemos de ir disminuyéndolos progresivamente y no de forma brusca para no crear perjuicios al bebé y de nuevo la sensación de lactancia deficiente. En caso de dudas sobre la alimentación del bebé, un truco sencillo es observar la presencia de pañales mojados, lo que supone un signo de buena nutrición.

bebe mamando

Rápida digestión de la leche materna

Hay que tener en cuenta que los bebés se sacian pronto porque su estómago es muy pequeño, además digieren de forma muy rápida la leche materna, aproximadamente tarda unos 20 minutos. Por estos hechos la demanda es tremendamente frecuente y la sensación de hambre vuelve de forma rápida. En muchas ocasiones se confunde esta saciedad y rápido vaciamiento gástrico con la “inadecuada alimentación por parte de la madre”. Una vez más observa sus pañales, si están mojados, tu bebé está probablemente bien nutrido.

Además de un empleo para la nutrición, la lactancia materna tiene muchas otras consideraciones. Los bebés pueden solicitar esta lactancia simplemente para conseguir consuelo, para fomentar el contacto físico, para buscar calor o porque se sientan a gusto.

Cómo lograr una buena técnica de lactancia


  • Consulta con tu matrona o médico

    En cuanto a la técnica de lactancia, es un proceso algo más complicado  y que algunas madres pueden precisar de ayuda para conseguirla de forma correcta. En la actualidad, la mayoría de las madres tienen este apoyo durante su apoyo hospitalario, con médicos, matronas, enfermeros y personal auxiliar formados al respecto.
  • Contacta con un grupo de lactancia

    No obstante, existen grupos de apoyo a la lactancia materna que están principalmente formados por otras madres lactantes que desean apoyar a las madres que optan por esta opción y que presentan dificultades o que precisan de apoyo. Probablemente sean estas organizaciones las que consigan de forma más eficaz resolver las dudas o los problemas respecto a la técnica de lactancia.

Señales de una buena técnica de lactancia


  • No hay posturas mejores. No existe una postura mejor para aumentar la producción de leche materna. La postura más adecuada es aquella en la que tanto la madre como el bebé estén cómodos. La posición de la madre y el niño acostados, la posición tradicional de cuna,  la posición de rugby o la posición sentada son algunos ejemplos. En cualquiera de ellas hay que fijarse.
  • Cabeza alineada. En que la cabeza del niño debe estar alineada con el pecho de la madre, con la cabeza en posición neutra, sin presentar flexión o extensión del cuello ni que el bebé tenga que girar su cabeza para conseguir la lactancia.
  • Boca de pez. La boca del bebé debe encontrarse bien abierta, con labios evertidos o hacia afuera (algo parecido a los “labios de un pez”).
  • El agarre del bebé. El pezón más cerca del labio superior para que en la parte inferior la lengua pueda moverse para favorecer la extracción de leche. Dentro de la boca del bebé debe de encontrarse el pezón, la areola y parte de la mama.

Signos de mala técnica de lactancia


  • Mejillas hundidas. Que el bebé hunda las mejillas durante la lactancia, lo que informa de que el niño succiona en vez de mamar. Así extrae poca leche.
  • Ruidos del bebé. Que se produzcan ruidos al lactar, ya que informa de que no se está produciendo un cierre hermético adecuado.
  • Dolor y grietas. Por último, la aparición de grietas y dolor en el pezón, producidas por el exceso de succión producido por el bebé en esa zona de la mama.

 

Diana Cuenca
Obstetra del Hospital de Torrejón de Ardoz (Madrid)