La gran duda: “¿Qué alimentos puedo consumir en el embarazo y lactancia?”

11 Jun 2015
Alimentos en el embarazo y lactancia

 

“¿Qué alimentos puedo consumir, o no, durante el embarazo y la lactancia?”. Esta es la principal pregunta que se hacen las 401 madres estudiadas en la última encuesta sobre el “Grado de conocimiento en nutrición sobre el embarazo y la lactancia”, realizada por la Federación española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) y la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN).

Matronas, las más consultadas por las madres

El 43% de las madres entrevistadas reconoció haber tenido dudas sobre alimentación durante la gestación y la crianza de sus bebés. Y el 96% de esas dudas tenían relación con los alimentos que se podía ingerir, o no, en ese periodo tan especial. La gran fuente de información sobre nutrición embarazo y lactancia es la matrona, con un 46% de consultas sobre alimentación, seguidas de los ginecólogos (23%) e Internet (13%). A mucha distancia se sitúan los dietistas, con sólo un 2% de estas consultas.

Otra conclusión de la encuesta -que se realizó entre mujeres de entre 36 y 45 años, con hijos menores de 3 años- es que la mayoría de ellas, el 55%, creen que sus hábitos nutricionales han mejorado. La mayoría de ellas han introducido cambios en su dieta durante el embarazo y la lactancia para hacerla más saludable: el 40% de las madres asegura tomar más frutas, ensaladas, pescados y lácteos. Pero no beben líquido suficiente: 1,2 litros al día, frente a los 2,3 litros recomendados por los especialistas.

Ácido fólico, hierro y polivitamínicos, lo más consumido

La encuesta también refleja el consumo de complementos alimenticios, muy común entre embarazadas y madres lactantes. Más de la mitad de las encuestadas, el 55%, afirman haber tomado algún complemento alimenticio en el periodo de gestación y crianza. El ácido fólico es el micronutriente más consumido: 8 de cada 10 madres (el 79%) afirma haberlo tomado; le siguen los suplementos de hierro para tratar la anemia (53%) y los polivitamínicos minerales (41%).

Qué sabemos de nutrición y embarazo

A preguntas concretas sobre alimentación y embarazo, las encuestadas demostraron tener conocimientos básicos, aunque con algunas lagunas. Por ejemplo, muchas madres saben que los pescados grandes, con más mercurio, son los menos recomendables en el embarazo. También conocen (85%) que no es saludable la ingesta de pescado crudo (sushi).

Además, son conscientes en su mayoría de qué carnes es más peligroso consumir durante la gestación: carpaccio de ternera, jamón serrano o curado, o salchichón. Sin embargo, un error extendido entre el 47 por ciento de las encuestadas es que las embarazadas pueden consumir mayonesa casera, a pesar del riesgo de salmonelosis que presenta. Otro error común corresponde al aumento de peso durante el embarazo: la mayoría (82%) cree que sólo se puede incrementar el peso entre 7 y 11,5 kilos, mientras que las recomendaciones en mujeres con peso normal oscilan entre los 11,5 y los 16 kilos.