La dieta mediterránea ayuda al embarazo con reproducción asistida

22 Feb 2018
Embarazada y dieta mediterránea

Las mujeres que se encuentran en tratamiento de reproducción asistida y que siguen una dieta mediterránea durante al menos seis meses antes tienen un 68% más posibilidades de quedarse embarazadas y tener un bebé sano. Así concluye un estudio realizado en la Universidad Harokopio de Atenas (Grecia).

Los resultados de esta investigación, publicados en la revista Human Reproduction, afirman que una alimentación basada en frutas, verduras, cereales integrales, pescado, carnes blancas, legumbres y aceite de oliva ayuda a conseguir el éxito en las técnicas de reproducción asistida y, por lo tanto, a que la mujer se quede embarazada y a que su bebé se desarrolle sano.

Para este estudio se analizó la dieta de 244 mujeres no obesas de entre 22 y 45 años que se sometieron a un primer tratamiento de fecundación in vitro. Se les sometió a un test llamado MedDiet que controla la ingesta de comida: se les preguntaba con qué frecuencia comían algunos alimentos, y según los resultados obtenidos, que reflejaban cómo era su alimentación, las reunieron en tres grupos.

Comer sano, la clave para quedarse embarazadas

Las 79 mujeres que menos se ajustaron a la dieta mediterránea tuvieron una tasa de éxito en el tratamiento de reproducción asistida de un 29%. En cambio, el 50% de las mujeres del grupo que hacía una alimentación más sana consiguió el embarazo. Estos beneficios también se reflejaron en el desarrollo del feto. Y así, las mujeres con una peor alimentación tuvieron menos hijos con vida, un 26,6%, frente al 48,8% de los bebés sanos nacidos de madres con mejor dieta

De las 244 mujeres analizadas, 229 tuvieron como mínimo una transferencia de embrión al útero. En 138 el embrión se implantó en el útero, y de estas 104 confirmaron el embarazo por ecografía, y finalmente 99 dieron a luz un bebé sano.

El semen también mejora con la dieta mediterránea

Según Nikos Yiannakouris, director del estudio y profesor del Departamento de Nutrición y Dietética de la Universidad Harokopio de Atenas, “el mensaje importante de nuestro estudio es que las mujeres que se someten a procesos de fertilidad deben seguir una dieta saludable, como la dieta mediterránea, porque una mayor adherencia a este patrón puede ayudar a incrementar las probabilidades de un embarazo exitoso y dar a luz a un bebé vivo”. “Cabe señalar que cuando se trata de concebir un bebé, la dieta y el estilo de vida son tan importantes para los hombres como para las mujeres”, añade. Según el profesor Yiannakouris, “la dieta mediterránea también puede ayudar a mejorar la calidad del semen. En conjunto, estos hallazgos destacan la importancia de las influencias dietéticas y la calidad de la dieta sobre la fertilidad y respaldan un papel favorable de la dieta mediterránea en el rendimiento de la reproducción asistida”, señala.

Los investigadores no encontraron ninguna asociación entre la dieta y las posibilidades de embarazos con éxito y bebés nacidos sanos entre las mujeres de 35 años o más. Piensan que la menor reserva ovárica y otros repercusiones que tiene sobre la salud femenina cumplir años, podrían enmascarar la influencias ambientales positivas como es la dieta mediterránea.