El déficit de yodo podría provocar problemas de fertilidad en las mujeres

08 Feb 2018
El déficit de yodo podría provocar problemas de fertilidad

El déficit de yodo podría ser el origen de las dificultades de fertilidad de algunas mujeres. Según un reciente estudio realizado en Estados Unidos, las mujeres con bajos niveles de yodo que intentan quedarse embarazadas pueden tener la mitad de posibilidades de concebir, comparadas con las mujeres con unos niveles adecuados.

Los investigadores controlaron a más de 500 mujeres que estaban intentando concebir un bebé y encontraron que aquellas que tenían carencias de yodo de moderadas a severas tuvieron un 46 por ciento menos de posibilidades por ciclo menstrual para conseguir el embarazo.

“Nos ha sorprendido que déficits de moderados a severos de yodo sean tan comunes y que eso redujesen la posibilidad de una mujer de quedarse embarazada hasta casi el 50 por ciento en cada ciclo menstrual”, afirma el Dr. James Mills, del Instituto Nacional de la Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver y director del estudio.

La importancia del yodo en el embarazo

El yodo en el embarazo y en la lactancia materna juega un papel importante en el desarrollo del cerebro del bebé. De hecho, su insuficiencia es la primera causa de problemas neurológicos en los niños que se puede evitar. Hay que tener presente que este mineral sintetiza las hormonas tiroides, que por su parte son fundamentales en el desarrollo neurológico del feto. Pero el feto no produce su propia hormona tiroidea hasta al menos el segundo trimestre, por lo que depende de la que le llega de su madre a través de la placenta. Si su madre no cuenta con buenos niveles de yodo en el embarazo, esta función se puede ver afectada, y ocurrir que su sistema nervioso no se desarrolle correctamente. Diversos estudios concluyen que el 30 por ciento de las mujeres en edad fértil tienen niveles de este mineral por debajo del objetivo de los 100 microgramos por litro. En España, un estudio realizado en Madrid afirma que solo el 20% de las embarazadas tienen niveles de yodo en orina normales. Por estos motivos, hoy los ginecólogos aconsejan que las mujeres que están embarazadas o que dan el pecho a sus bebés tomen suplementos de yodo que contengan más de 150 microgramos, pero esta recomendación no se refiere a mujeres que aún no se han quedado embarazadas, sino a las que ya están esperando un bebé.

Los resultados del estudio

El estudio analizó desde 2005 hasta 2009 a 501 mujeres que al comienzo de la investigación habían abandonado los métodos anticonceptivos para poder quedarse embarazadas. Los investigadores recogieron muestras de orina para analizar los niveles de yodo, al tiempo que en las entrevistas personales las mujeres señalaban los factores de riesgo relacionados con su infertilidad. También, en los siguientes 12 meses las mujeres usaron tests caseros para calcular la ovulación y así mantener relaciones sexuales en sus días fértiles. A los 12 meses, el 71 por ciento de las mujeres había conseguido el embarazo y un 20 por ciento, no. El resto abandonó el estudio por diferentes razones.

Los investigadores encontraron que el 44 por ciento de las muestras de orina presentaban déficit de yodo. Alrededor de un cuarto de las mujeres la deficiencia era de moderada a severa. Solo algo menos de la mitad de las mujeres en estudio tenían los niveles recomendados.

Este estudio no analizó, no obstante, el efecto que puede tener sobre la fecundación los suplementos de yodo, ya que solo se comparó la fertilidad entre mujeres con niveles adecuados de yodo con otras que sufrían déficit.

Elegir una dieta rica en yodo es también clave según lo expertos. La mejores fuente de yodo son los pescados, los mariscos, la leche, y la sal yodada. "Por lo tanto, es prudente elegir una dieta adecuada. . . y muchos expertos creen que tomar suplementos de yodo en el preembarazo es una buena idea ", concluye James Mills