Los tóxicos en la alimentación del niño

Se absorben más lentamente en su aparato digestivo

El sistema digestivo del bebé absorbe más tóxicos  que el de un adulto. Por eso, el riesgo frente a un contaminante presente en la leche materna o en su comida es mayor. Vivir en una casa con viejas tuberías de plomo o calentar la comida en envases de plástico pueden poner en riesgo el desarrollo óptimo del niño.

Estómago y tóxicos

La digestión del bebé

Aunque el recién nacido solo se alimente de leche materna, ésta puede contener tóxicos procedentes de la madre, como el alcohol. Las especiales características del organismo del bebé hace que el riesgo que supone un tóxico sea mayor para él que para un adulto.

En los bebés de 6-8 meses, el tiempo de la digestión se prolonga entre 6 u 8 horas. Y cuanto mayor sea el tiempo del tránsito intestinal mayor es la posibilidad de absorción. Este hecho tiene beneficios como, por ejemplo, la absorción de minerales, como el calcio, es mayor en los niños que en los adultos. Pero también sus desventajas: los bebés absorben un 50 por ciento del plomo ingerido, mientras que un adulto solo el 10 por ciento más o menos. Y en animales mamíferos recién nacidos se absorbe 12 por ciento de cadmio administrado, mientras que los adultos absorben hasta 100 veces menos.

Los  recién nacidos tienen un Ph estomacal menos ácido y eso puede aumentar o disminuir la absorción de contaminantes ambientales. El ambiente más alcalino del tracto intestinal provoca que las bacterias crezcan, de forma que si toman agua contaminada con nitratos, estos se transformen en nitritos tóxicosPor otro lado la secreción biliar está disminuida hasta los 4-6 meses de edad, por lo que la digestión de sustancias liposolubles es ineficiente. La flora bacteriana o microbiota se va estableciendo de forma gradual a partir del nacimiento.

Dónde está el peligro

  • El plomo presente en las viejas tuberías por donde discurre en agua que bebemos. También es un componente del cristal vidriado, de forma que el menaje antiguo de este material puede contaminar la comida.
  • Algunos envases plásticos están fabricados con sustancias como el bisfenol A (prohibido para la elaboración de biberones) que pueden contaminar la comida.
  • Además, cuando se calienta un plástico (por ejemplo en el microondas) pueden desprender sustancias tóxicas como las dioxinas que pasan al alimento.

Cómo favorecer el desarrollo óptimo

  • Practica la lactancia materna. La leche materna favorece la maduración del sistema intestinal.
  • Si la madre da el pecho no tomar bebidas alcohólicas, peces con niveles altos de mercurio (atún pez espada, emperador, lucio), y limitar el consumo de cafeína.
  • Utiliza biberones de vidrio para su alimentación y tarteras con el este material o de acero inoxidable para la conservación de su comida y de la tuya si le estás dando el pecho.
  • Si estás embarazada o estás buscando un bebé, completa este sencillo test de salud medioambiental. En pocos minutos recibirás tu "Hoja verde" con recomendaciones personalizadas y elaboradas por expertos.
Con información de los doctores Juan Antonio Ortega, Carmen Cánovas Conesa, Esther Tobarra Sánchez, Juan L. Delgado Marín, Jesús Álvarez del Castillo y Offie Soldin
Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca (Murcia) y Georgetown University Medical Center (EE.UU.)