Semana a Semana
   Sexto mes de embarazo
  Semana 23
  Semana 24
  Semana 25
  Semana 26
  Semana 27
   

 

  Latido fetal  
  La frecuencia cardiaca fetal oscila entre 120 y 180 latidos por minuto. Mucho más rápido que la frecuencia materna que se encuentra entre 60 y 80 latidos por minuto.  
     
  Cuando la frecuencia se encuentra por encima de los 180 latidos por minuto, se habla de taquicardia fetal y de bradicardia fetal cuando está por debajo de 120 latidos por minuto.  
     
  En la semana 5 de embarazo se forma el corazón del feto y partir de la semana 6 puede observarse el latido mediante una ecografía. Es a partir de la semana 10 cuando mediante una ecografía doppler puede oírse latido. Entre el quinto y el sexto mes de gestación, es posible escuchar los latidos fetales simplemente colocando un estetoscopio sobre el vientre de la madre.  
     

Cambios en el sexto mes de embarazo

La gestante tiene más curvatura en la espalda para compensar la tripa

Cambios en la madre

En el transcurso del sexto mes, probablemente ya hayan desaparecido la mayoría de los síntomas del primer trimestre. El tamaño de la tripa ya es evidente para todo el mundo y los movimiento del feto se notan a diario.

Los pechos han aumentado hasta el triple de su tamaño normal y las areolas son cada vez más grandes, oscuras y pueden aparecer pequeños bultitos. La línea alba (línea que va desde el pubis hasta por encima del ombligo) se hace más evidente por el aumento de melanina en la zona.

Se produce un aumento del volumen sanguíneo por lo que disminuye la proporción de glóbulos rojos en sangre y con ello los niveles de hierro, pudiendo aparecer anemia. También aumenta la frecuencia cardiaca que, junto al aumento del volumen sanguíneo, produce que se note una aumento de palpitaciones.

Los cambios hormonales todavía pueden provocar alteraciones psicológicas como los cambios de humor repentinos.
Cambios físicos en la madre en el sexto mes de embarazo

Cambios físicos

El útero se encuentra por encima del ombligo, lo que provoca molestias a nivel costal y púbico. Este crecimiento del útero ejerce presión sobre distintas partes del organismos, como en el estómago produciendo ardores y reflujo en los intestinos produciendo gases, flatulencias y estreñimiento y sobre la vejiga produciendo una aumento en la necesidad de orinar y las infecciones.

A medida que el útero crece, también lo hace el volumen de la barriga provocando que la piel se estire lo que favorece la aparición de estrías, molestias y picores en la zona.

Se produce una sensación de torpeza debido a que el tamaño de la barriga comienza a desplazar el centro de gravedad del cuerpo hacia delante. Para compensar este cambio, se produce una mayor curvatura de la espalda denominada hiperlordosis lumbar.

Al final de este mes la ganancia de peso es de entre 5 y 7 kilogramos.
 

¿Estoy ganando el peso adecuado?

Conoce cómo se reparte el peso que se aumenta en el embarazo.

Anemia en el embarazo

Anemia en el embarazo

En este momento del embarazo es posible padecer anemia, una de las complicaciones más frecuentes de las mujeres embarazadas. Conóce como llevar una dieta rica en hierro para evitarla.

Cambios en el hijo en el sexto mes de gestación


El feto todavía tiene la piel arrugada y delgada. Realiza múltiples gestos faciales sacando la lengua, bostezando, sonriendo, abriendo los párpados, etc.

Sus 5 sentidos ya están desarrollados, toca diferentes partes de su cuerpo y las paredes del útero, traga líquido amniótico para la formación de las papilas gustativas, comienza a escuchar y diferenciar sonidos, es capaz apreciar la tenue luz que puede dejar pasar las gruesas paredes del útero.

El color de sus ojos no se desarrolla por completo, pudiendo cambiar en las primeras semanas de vida.

El feto tiene sus ciclos, pasará largos ratos dormido sin moverse y ratos despierto, siendo sus movimientos más evidentes y realizados a diario. Cambia de posición varias veces al día, gira, da vueltas y patadas gracias a que el espacio amniótico es aún muy espacioso. Incluso se puede percibir su hipo en forma de espasmos, la falta de aire en sus pulmones impide que puedan generar sonido. El hipo es un signo de bienestar fetal, por lo que no debe preocupar si se nota.
El feto alcanza los 32-34 centímetros y un peso de entre 800 y 1.000 gramos