Molestias en el embarazo
       
molestias en el embarazo
 
  Candidiasis  
  Dolor mamario  
  Movimientos fetales  
    Leer más...  

Dolor de espalda y lumbago en el embarazo

Cómo prevenir y calmar el dolor lumbar

Embarazada con lumbago, todo un clásico. Más de la mitad de las gestantes sufre este dolor persistente -lumbago o lumbalgia- en la parte más baja de la espalda. Lo normal es que la zona lumbar duela a partir del séptimo mes de embarazo, incluso antes, y no se calme hasta después del parto.

Por qué me duele tanto la espalda

Útero en expansión

El crecimiento del útero dentro del abdomen desplaza los órganos internos hacia arriba y atrás. Se comprimen nervios y la embarazada nota dolor lumbar.

Esqueleto con sobrecarga

El bebé gana cada vez más peso y la madre también. Esto sobrecarga el esqueleto materno, lo que repercute especialmente en la columna vertebral.

Cambia el centro de gravedad

La posición del útero y el bebé hacen que la madre cambie su centro de gravedad para mantener el equilibrio. Así la madre separa más los pies y curva más la espalda en su porción final (a esto se llama lordosis lumbar).

Contracciones musculares

Los ligamentos de todo el esqueleto materno son más elásticos al final del embarazo gracias a varias hormonas, la relaxina entre ellas. Esto es necesario para que llegado el momento del parto la pelvis tenga cierta movilidad, pero antes provoca una inestabilidad en las articulaciones que tienen que compensar los músculos vecinos, contrayéndose.

Cómo es el dolor de espalda en el embarazo

  • El dolor es continuo y sordo.
  • Lo más normal que aumente de intensidad según avance el día aunque también puede aparecer al despertar por la mañana si se ha tenido una mala postura para dormir.
  • Puede concentrarse sólo en la zona lumbar o abarcar los muslos, sin sobrepasar la rodilla.
  • Puede que exista una hernia de disco si el dolor se acompaña de otro síntomas como debilidad muscular, entumecimiento (o sensación de parte del cuerpo "dormida") o bien reflejos alterados.
  • Además, el dolor puede aumentar con la tos y aparecer un día de golpe. En tal caso lo mejor es acudir cuanto antes al médico para valore distintas opciones de tratamiento.
Dolor de espalda y lumbago en el embarazo

Consejos contra el dolor de espalda

Para aliviar el dolor de forma inmediata se puede tomar un paracetamol, si el médico no ha dicho lo contrario. Pero lo realmente importante es prevenir la aparición del dolor con unas medidas sencillas de realizar:
 
  • Caminar con zapatos de tacón bajo facilita una buena postura. Sin embargo, los zapatos planos y los de tacón alto la perjudican.
  • Reposar más a menudo y realizar ejercicio físico suave, aunque sólo sea caminar
  • Evitar cargar con peso que fuerce todavía más los músculos y ligamentos de la madre.
  • Aplicar calor en la región lumbar.
  • Duerme siempre de lado, preferiblemente sobre el lado izquierdo, con una almohada entre las rodillas y brazos para que la espalda tenga una posición óptima y se relajen todos sus músculos.
  • Realiza ejercicios de fisioterapia, yoga u otros ejercicios que ayuden a mantener una buena postura y relajen la espalda.