Embarazo Semana 23

Durante el embarazo

CAMBIOS EN EL HIJO:

En la semana 23 de embarazo tu bebé pesa unos 455 gramos y mide 20cm.

La piel que recubre el cuerpo es delgada y presenta muchas arrugas. El lanugo es oscuro.

El esqueleto cartilaginoso se está transformando en tejido óseo, empezando por el centro de cada hueso y progresando hacia los extremos.

CAMBIOS EN LA MADRE:

A lo largo de la semana 23 de embarazo, empiezas a encontrarte bien, porque ya han desaparecido los síntomas del primer trimestre y todavía no tienes la pesadez del final del embarazo.

Notas a tu hijo moverse diariamente, sobre todo por las noches cuando estás tranquila y tumbada.

El útero mide unos 22 cm y llega por encima del ombligo. Es normal que sientas molestias y tirantez a nivel costal y en la zona del pubis. Algunas gestantes confunden estas molestias con contracciones uterinas. Para quedarte más tranquila, coméntaselo a tu tocólogo o matrona, y si lo cree oportuno te explorará para comprobar que no estás dilatando.

PRUEBAS DIAGNÓSTICAS DURANTE LA SEMANA 23 DE EMBARAZO:

No hay una prueba diagnóstica específica en esta semana. Si decides hacerte una ecografía o tu ginecólogo te la hace en la consulta, verás que ya no se visualiza el feto entero, sino por partes.