Embarazo semana 34

Puedes notar un dolor costillas intenso

Semana 34 embarazo


En la semana 34 de embarazo notas que tu cuerpo tiene que adaptarse a los cambios que ocasiona el embarazo.

Los órganos internos se recolocan para dar espacio al bebé. Puede que notes un gran dolor en las costillas, neuritis intercostal, además de sensación de ahogo, mareos, incluso acumulación de gases en el intestino.

Semana 34 de embarazo: cambios en el bebé

Tu hijo ya pesa unos 2.200 gramos y mide un total de 44 centímetros de la cabeza a los pies en la semana 34 de embarazo. El bebé ya empieza a moverse menos porque su tamaño es mayor y el espacio del que dispone es menor dentro del útero. A pesar de ello, las patadas y movimientos de las manos los seguirás notando con intensidad.

Semana 34 de embarazo: cambios en la madre

  • Neuritis intercostal: dolor que no cesa

    El útero llega hasta 14 centímetros por encima del ombligo y esto hace que los órganos intestinales (intestino, hígado, bazo…) se desplacen hacia arriba y puedas notar dolor, presión y escozor en la zona costal. Este cuadro se llama neuritis del intercostal y se debe a la irritación de los nervios que se encuentran entre las costillas. Puedes aliviar el dolor costal con estos consejos:
    • Calor local en la zona dolorida con una manta eléctrica o bolsa de semillas caliente.
    • También disminuye el dolor levantar el brazo del lado afectado.
    • Si pese a todo, persiste la molestia, puedes tomarte un paracetamol.
  • Sensación de ahogo, mareo y acúmulo de gases

    Además, debido al desplazamiento de los órganos intestinales de la embarazada hacia el diafragma, la respiración puede hacerse más costosa. Notarás que respiras más rápido y de forma poco profunda y hasta a veces sientes sensación de ahogo o mareo. Sin embargo, esto no quiere decir que el niño reciba menos oxígeno. Tienes que intentar dormir con un par de almohadas, sentarte erguida y evitar el acúmulo de gases en el intestino, sobre todo antes de acostarte.

Semana 34 de embarazo: pruebas diagnósticas


Muchos centros realizan la ecografía del tercer trimestre en la semana 34 de embarazo, y ésta es la última ecografía que se te realizará en el embarazo.

Es fundamental para valorar el correcto crecimiento fetal, la cantidad de líquido amniótico y el grado de envejecimiento de la placenta.

Se observan en el bebé además, signos de madurez fetal, como las asas intestinales, y estructuras de la cabeza como las circunvoluciones del cerebro.
Dra. María de la Calle Fernández-MirandaResponsable de la Consulta de Embarazos Múltiples
Unidad de Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia del Hospital La Paz (Madrid)