Embarazo semana 37

Puedes expulsar el tapón mucoso y notar un leve sangrado

La semana 37 de embarazo el bebé ya no es prematuro. Tu cuerpo empieza a prepararse para el parto. Puedes notar contracciones y un pequeño sangrado del cuello uterino, debido a que empieza a dilatarse. Si expulsas el tapón mucoso, es una señal de que el parto se aproxima, pero aún puede tardar unos días.

Semana 37 de embarazo: cambios en el bebé

Semana 37 de embarazo: cambios en el bebé


El bebé pesa unos 2.900 gramos y mide 47 centímetros en la semana 37 de embarazo. A partir de este momento ya no es un niño prematuro, ya que la prematuridad y el parto pretérmino se consideran por debajo de la semana 37 de gestación. Pero sigue siendo un pretérmino tardío hasta la semana 38 de embarazo.

La cabeza del niño está ya encajada en el canal del parto entre los huesos de la pelvis. Aproximadamente un 3 por ciento de los fetos en lugar de la cabeza, introducen las nalgas o los pies en el canal del parto. Es la llamada presentación podálica.

A estas alturas de la gestación es muy difícil que el feto colocado de nalgas se dé la vuelta, por lo que sería indicación para realizar una cesárea. Cada vez lo notarás moverse menos porque el espacio dentro del útero es más reducido.

 

Semana 37 de embarazo: cambios en la madre


  • Leve sangrado del cuello uterino

    Puede aparecer un pequeño manchado o hebras de sangre en la ropa interior. Es lo que se llama  en inglés "bloody show" y que denominamos sangrado cervical. Se produce cuando el cuello del útero empieza a dilatarse debido al comienzo de las contracciones.  A veces aparece después de una exploración que te realiza el ginecólogo o la matrona. El manchado es escaso. Por eso, no debes alarmarte: en caso de sangrado abundante similar o mayor a una regla deberías acudir a urgencias porque la causa del sangrado puede ser otra a la referida.
     
  • Expulsión del tapón mucoso

    Al mismo tiempo de este pequeño manchado, y debido también al inicio de la dilatación cervical, puede producirse la expulsión del tapón mucoso, que es una secreción pegajosa transparente o de color marrón.

    No debes confundirlo con la rotura de la bolsa amniótica, ya que el moco cervical no tiene la misma consistencia del líquido amniótico. El hecho de expulsar el tapón mucoso no indica que se vaya a desencadenar el parto inmediatamente. Puede todavía tardar varios días.
     

Semana 37 de embarazo: pruebas diagnósticas
 

Te entregarán el resultado del cultivo rectovaginal: si es positivo, te administrarán un antibiótico durante el parto.

En muchos centros públicos, se te hace entrega de la historia clínica del embarazo. El objetivo es que, si te pones de parto, acudas a urgencias con ella y la persona que esté de guardia disponga de todos los datos de tu gestación. Actualmente en la mayoría de los hospitales la historia obstétrica está informatizada; por ello, si no acudes con tus ecografías y análisis al hospital, se pueden obtener todos tus datos de forma informática.
Semana 37 de embarazo: pruebas diagnósticas
  • Exploración del cuello del útero

    Si notas contracciones, te realizarán una exploración cervical para ver las características del cérvix uterino y su grado de dilatación. Esta exploración, también le sirve al ginecólogo para hacer un examen pélvico y evaluar las características del canal del parto. Si no refieres contracciones uterinas, algunos ginecólogos optan por no explorar.
     
  • Amnioscopia: ver el color del líquido amniótico

    En estas semanas, si el cuello del útero está dilatado pueden hacerte una amnioscopia para valorar el color del líquido amniótico:
    • Si es transparente, el resultado es normal: amnioscopia negativa
    • Si es oscuro, el líquido amniótico está teñido de meconio: amnioscopia positiva. Esto indica que el feto se ha hecho caca dentro del útero y puede estar pasándolo mal, por lo que te ingresarán para inducirte el parto.
Dra. María de la Calle Fernández-MirandaResponsable de la Consulta de Embarazos Múltiples
Unidad de Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia del Hospital La Paz (Madrid)