Embarazo semana 38

Control del estado de la placenta y líquido amniótico

¡Estás en la semana 38 de embarazo! El bebé puede nacer en cualquier momento y te encuentras agotada. Tu ginecólogo controlará que tienes suficiente líquido amniótico y que tu placenta no ha envejecido demasiado. Si tienes muchas contracciones, te realizarán monitores o registros, una prueba en la que se oyes perfectamente el latido fetal.

Semana 38 de embarazo: cambios en el bebé




El bebé pesa ya unos 3 kilos y mide cerca de 47 centímetros en la semana 38 de embarazo.

Cada vez los movimientos de la criatura son menos bruscos, dado que tiene muy poco espacio para moverse.

El hipo del bebé (lo notas a través del abdomen) puede estar presente hasta el momento del parto.

Y el líquido amniótico va disminuyendo a medida que la placenta va envejeciendo. Las placentas de embarazadas fumadoras se envejecen y calcifican más precozmente que las de las mujeres no fumadoras.
Semana 38 de embarazo: cambios en el bebé

Semana 38 de embarazo: cambios en la madre

Semana 38 de embarazo: cambios en la madre


Notarás más baja la barriga la y tu dolor costal se transformará en dolor púbico. Esto indica que tu hijo se está encajando. Desde el ombligo hasta el fondo uterino hay unos 16 centímetros.

Estás muy cansada en esta semana del embarazo: te encuentras muy pesada y cada vez duermes peor.

En cuanto a la tensión arterial, no debe superar 140 la máxima (sistólica) y 90 la mínima (diastólica).

 
  • Edema y túnel carpiano

    Es frecuente tener los tobillos con mucho edema por el acúmulo de líquido, ya que el retorno venoso en estas semanas de gestación está muy dificultado. La cara y las manos también se te pueden hinchar.

    A veces se produce dolor en el cuarto y quinto dedo de la mano por compresión del nervio mediano, que está en la muñeca. La consecuencia es que se produce el síndrome del túnel carpiano. El túnel carpiano remite después del parto. Durante el embarazo tu médico puede prescribirte paracetamol para paliar el dolor.  

Semana 38 de embarazo: pruebas diagnósticas


  • Exploración del cuello uterino

    Te harán una exploración para ver la dilatación del cuello del útero (cérvix) y su grado de borramiento.
  • Amnioscopia: ver la bolsa amniótica

    Si existe dilatación cervical, te realizarán una amnioscopia para ver el color del líquido amniótico: éste debe ser transparente. Si es verde o marrón (por causa del meconio o heces que ha expulsado el feto), indica que el bebé puede estar sufriendo dentro de la madre, por lo que habría que ponerte de parto. La amnioscopia consiste en introducir un tubo por la vagina hasta el cérvix uterino y mediante una luz fría, visualizar la bolsa amniótica. Debes saber que la amnioscopia no se realiza en todos los centros de forma rutinaria.
  • Monitor o registro de las contracciones

    En el caso de que sientas contracciones, te realizarán el primer monitor o registro cardiotocográfico externo.

Ecografías semana 38 de embarazo


Ecografía semana 38: cabeza fetalEcografía semana 38: cabeza fetal.  En la imagen ecográfica se observa la cabeza del bebé hacia abajo, lo que confirma la llamada presentación cefálica, ideal para el parto vaginal.

 
   
Ecografía semana 38: cara del feto Ecografía semana 38: cara del feto. Si observamos la parte superior de la imagen, podemos identificar la cara del bebé de perfil con sus diferentes órganos: órbitas oculares, frente, nariz y boca.

 
Ecografía semana 38: cara de perfil y placentaEcografía semana 38: cara de perfil y placenta.  Se visualiza el perfil del bebé y la placenta en cara anterior, lo que significa que está situada en la parte superior de la imagen.
   
Ecografía semana 38: líquido amniotico Ecografía semana 38: líquido amniótico. La ecografía muestra líquido amniótico en cantidad normal, lo que es un signo de bienestar fetal.
 
Dra. María de la Calle Fernández-MirandaResponsable de la Consulta de Embarazos Múltiples
Unidad de Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia del Hospital La Paz (Madrid)