Calcula tu índice  
  de masa corporal  
     
     
     
     
     
     
     

Síntomas de ovulación

Los síntomas de la ovulación que se pueden presentar son los siguientes:
 
Flujo vaginal y mucosidad cervical
 
Durante el ciclo menstrual se producen cambios en la textura y consistencia del flujo vaginal. En el periodo de ovulación, el flujo vaginal aumenta en cantidad y adquiere una textura y consistencia similar a la clara de huevo y un color blanquecino. Estos cambios se producen por el aumento en los niveles de estrógeno y son un síntoma del periodo de ovulación.
 
Normalmente este flujo actúa como barrera, pero durante la ovulación (momento de mayor fertilidad), el flujo proporciona un entorno adecuado que facilita el desplazamiento del espermatozoide por el cuello uterino, le permite alcanzar el útero y llegar al óvulo en la trompa de Falopio.
 
 
Dolor abdominal y pechos
 
Durante la ovulación uno de los síntomas más comunes que algunas mujeres pueden presentar; es cierto malestar que consiste en dolor o sensación de pinchazos localizados en la parte baja del abdomen y generalmente, en la parte derecha. Asimismo también pueden experimentar dolor y tensión en los pechos.
 
Estos síntomas de la ovulación, pueden aparecer antes, durante y después de la ovulación, con una duración que varía desde pocas horas a, en ocasiones, varios días. Si se consigue identificar correctamente, esto síntomas pueden ayudar a conocer cuando se produce el momento de mayor fertilidad.
 
 
Temperatura basal corporal
 
La temperatura normal en la mujer se sitúa entre 36,5ºC y 36,7ºC. Otro síntoma de la ovulación es que la temperatura corporal aumenta entre 0,4ªC y 1ªC. Es un cambio inapreciable pero se puede controlar mediante un termómetro para medir la temperatura basal.
 
Este aumento en la temperatura es otro síntoma indicativo de que la ovulación ha tenido lugar. Se produce por la estimulación de la producción de progesterona por parte del óvulo liberado, lo que provoca este aumento de la temperatura corporal.
 
Los dos o tres días previos a la subida de la temperatura son los de mayor fertilidad.