Sangrado vaginal o pérdidas en el embarazo

Si es abundante y con dolor abdominal, hay que ir a urgencias

Durante el embarazo no hay menstruación. Por eso, cualquier flujo de sangre a través de la vagina se considera irregular. Normalmente estas pérdidas o sangrados presentan sangre es más oscura y espesa de lo normal porque se acompaña de moco y está coagulada. Los sangrados, más frecuentes durante los tres primeros meses de embarazo, en la mayoría de los casos no tienen importancia.

¿Cuándo voy al médico si sangro?

  • Siempre que se produzcan pérdidas (ya sea de sangre de color oscuro o de un rojo más vivo) es necesario consultar al ginecólogo para confirmar que el embarazo sigue su curso correctamente.
  • Si las pérdidas son continuas o abundantes, hay que acudir al hospital porque se trata de una urgencia. Más aún si se acompaña de un dolor abdominal o pélvico, porque puede indicar que hay un aborto en curso que quizá puede evitarse si se interviene a tiempo.

Sangrado vaginal o pérdidas en el embarazo

Por qué se produce el sangrado

Heridas e inflamaciones

Hay que tener en cuenta que la mucosa vaginal es muy sensible durante el embarazo debido a los cambios hormonales. Pueden existir erosiones de las paredes vaginales, pequeñas heridas o inflamaciones locales.

Placenta previa o desprendimiento de la placenta

El médico deberá explorar la vagina y el cuello uterino: si el sangrado proviene del útero, puede deberse a otras causas más complicadas como una placenta previa, un desprendimiento parcial de placenta o un parto prematuro. El médico deberá decidir qué es lo mejor para la madre y el bebé en cada uno de estos casos.

Embarazo ectópico o molar

Hay otros motivos por los que se producen pérdidas. Los más significativos son el embarazo ectópico y el embarazo molar (gestación anómala en la que el tejido del útero forma una masa anormal o tumor en vez de la placenta). Ambos se deben interrumpir a tiempo con las técnicas adecuadas, generalmente algún tipo de intervención quirúrgica, ya que no son embarazos viables y dejarlos progresar podría poner en peligro la vida de la madre.

Reposo para evitar el sangrado

Lo más importante es comprobar que el embarazo sigue su buen curso mediante ecografía y quizá otras pruebas como la cardiotocografía. Si todo indica que el embarazo no tiene ninguna complicación, el mejor tratamiento es el reposo y relajación de la madre.