Ecografía del tercer trimestre: qué malformaciones se detectan

Pueden verse problemas cardíacos, digestivos, cerebrales o esqueléticos

Monografía realizada por el Dr. Roberto Rodríguez,

especialista en Ginecología y Obstetricia del Hospital La Paz de Madrid

Ecografía pies fetales

¿Qué es el crecimiento intrauterino retardado en la ecografía del tercer trimestre?


Hablamos de crecimiento intrauterino retardado cuando un feto crece por debajo de lo esperado, en concreto cuando está por debajo del percentil 10, para su edad gestacional.

El déficit de crecimiento fetal puede ser simétrico, cuándo todo el feto deja de crecer de manera armónica, o asimétrico, cuando el abdomen es la parte fetal que menos crece.

El crecimiento intrauterino retardado de tipo simétrico suele presentarse de manera más precoz en el embarazo y hay que sospechar causas fetales como malformaciones, alteraciones cromosómicas o infección fetal.El crecimiento intrauterino retardado asimétrico es más propio del tercer trimestre.

No debemos olvidarnos de que muchos fetos con crecimiento por debajo del percentil 10 son simplemente fetos pequeños pero totalmente sanos.

Mecanismos de compensación del feto con crecimiento retardado vistos en ecografía del tercer trimestre


El feto necesita un aporte adecuado de nutrientes y oxígeno para su desarrollo correcto. Cuándo el aporte es incorrecto el feto pone en marcha una serie de mecanismos de compensación, redistribuye su circulación sanguínea, de manera que el cerebro y el corazón puedan mantener un riego adecuado a expensas de otros territorios menos importantes como la piel o las vísceras abdominales. Esta es la razón por la que en casos de crecimiento retardado por déficit de nutrientes lo primero que se resiente es el perímetro del abdomen; por ello, decimos que son fetos "delgados".

La disminución de líquido amniótico tiene una explicación parecida: circula menos cantidad de sangre por los riñones, con lo que filtran menos y por tanto producen menos orina: recordemos que el líquido amniótico es fundamentalmente orina. El estudio Doppler es útil porque es capaz de detectar los cambios circulatorios que se producen en la sangre que viene de la placenta por la arteria umbilical y en la sangre que irriga el cerebro (arteria cerebral media).

Si el feto es grande en la ecografía, ¿puede haber problemas?


Hablamos de feto macrosómico (grande) cuando su tamaño supera el percentil 90. En muchos casos, son fetos constitucionalmente grandes y, por tanto, sanos, pero debemos estar alerta, porque en ocasiones su tamaño excesivo de debe a alguna situación patológica. Ante un feto macrosómico se debe sospechar diabetes, en particular si se acompaña de aumento de líquido amniótico.

Ecografía embarazo tercer trimestre: índice

¿Qué anomalías de diagnóstico tardío se pueden detectar en la ecografía del tercer trimestre?


Hay anomalías fetales que pueden no manifestarse hasta el tercer trimestre. Entre ellas, merecen especial atención algunas del corazón, órgano donde la ecografía ofrece sus peores resultados. Así, se pueden identificar anomalías cardiacas no detectadas en la semana 20, del sistema nervioso (dilatación de los ventrículos cerebrales, cabeza demasiado pequeña o demasiado grande, hemorragias cerebrales, etc.), digestivas (obstrucción intestinal, atresia de esófago, etc.), nefrourológicas (dilataciones de las vías excretoras renales, etc.), esqueléticas (acondroplasia) o daños causados por infecciones tardías del feto.

El porqué de la ecografía 3D en el tercer trimestre de embarazo


Al igual que en otros momentos del embarazo, aunque no es imprescindible ni se hace de rutina, la ecografía 3D puede ser útil en el estudio y clarificación de anomalías fetales. Se puede adquirir un volumen de una zona determinada del feto. Con el tamaño que tiene el niño en el tercer trimestre de embarazo, no es posible incluir todo el feto en un solo volumen. Con los ajustes oportunos se puede descomponer el volumen en sus tres planos ortogonales: se obtienen tres planos perpendiculares simultáneos de ecografía 2D, que van cambiando a medida que nos desplazamos por el volumen, poniendo de manifiesto las diferentes estructuras. También se pueden hacer ajustes en el volumen para visualizar sólo la superficie del feto o el esqueleto, por ejemplo.

Si lo que se desea es visualizar la cara fetal, no es este el mejor momento. El periodo óptimo es hacia la semana 26-28, lapso en el que es más probable obtener imágenes de calidad de la cara.

Ecografía embarazo tercer trimestre: índice