Cómo cambian tus emociones si estás embarazada

Lo importarte es normalizar los cambios psicológicos

Sentimientos encontrados, montaña rusa de emociones, ansiedad, cambios de humor, malestares físicos que afectan al ánimo... incluso sueño extraños o pesadillas. Son los cambios psicológicos en el embarazo. Pocas veces hablamos de ellos pero para la mujer embarazada es muy necesario compartirlos.

 

Cambios de humor en la embarazada

Emociones, las grandes olvidadas del embarazo


Muchos son los cambios que sufre el cuerpo de una mujer durante el embarazo. Generalmente las transformaciones más comentadas entre las madres y sobre los que más se tratan en las consultas del embarazo, revistas, blogs o simplemente, en nuestras charlas con la familia o amigos son las físicas, muy llamativas y que limitan nuestra capacidad de hacer una “vida normal”.

Pero existen otros cambios, ocultos y que casi nunca se tratan, que producen mucha ansiedad a las madres: son los cambios psicológicos del embarazo, las emociones.

Muchas mujeres durante el embarazo, al experimentar estas incertidumbres o sentimientos encontrados no se atreven a comentarlos con su familia o con su médico; incluso sienten vergüenza de plantearse las dudas y la nueva forma de ver la vida que aporta la maternidad.

Cambios psicológicos desde el primer trimestre


Embarazo y cambios de humor

Es importante que conozcamos que estos cambios existen para poder normalizarnos y superar la ansiedad que producen. También es fundamental comentarlos y abrirnos: no nos empeñemos en ocultar nuestros sentimientos a los demás. Generalmente son sentimientos normales y forman parte de una situación compleja, como lo es el cambio que vamos a experimentar en nuestra vida.

Las grandes dudas del embarazo

Los cambios psicológicos los notamos desde el primer trimestre. Es una etapa difícil, el único signo claro de embarazo que tenemos es la ausencia de menstruación y podemos notar algunos síntomas de gestación poco definitivos, como molestias en las mamas o en el abdomen, por lo que la sensación de incertidumbre es muy intensa, dudamos incluso, del embarazo.

Las hormonas actúan en tu gestación

Pero, aunque los signos y síntomas no sean muy claros, si estamos embarazadas y nuestro organismo sigue los pasos necesarios para que ese pequeño cigoto se desarrolle y dé lugar a un embrión primero y un pequeño feto después, procurando al embarazo todo lo necesario para su desarrollo. De manera que comienza en el organismo de la mujer un cambio muy importante a nivel hormonal, circulatorio o metabólico.

La ansiedad y el miedo en la embarazada 


Desde el primer trimestre la mujer empieza a notar sentimientos ambiguos o incluso ambivalentes hacia los acontecimientos que se suceden. Puede que, aunque todo el mundo espera que esté contenta, ella no se sienta feliz o incluso que se sienta triste o tenga miedo. Y esto hace que las futuras mamás sientan mucha ansiedad: "¿Cómo es posible que esté triste si llevamos buscando el embarazo tanto tiempo?","¿Quizá no haya sido buena idea, seré capaz?", "¿A partir de ahora ya nada será lo mismo...?" Son preguntas que llegan a la cabeza de la mamá y hacen que se sienta angustiada.

De la alegría al llanto en segundos

También aparecen cambios bruscos de humor, pasamos de la alegría al llanto o de estar contentas al mal humor, en alguna ocasión alguna mamá me ha dicho “durante el embarazo lo que me gusta me encanta y lo que no me gusta no lo soporto, no tengo término medio” y es verdad, es la famosa “labilidad emocional“ del embarazo.

Despistes o falta de memoria, una realidad

Uno de los aspectos más sorprendentes del embarazo es la sensación de despiste o falta de memoria que solemos notar desde el primer trimestre. A veces nos llega a preocupar de verdad, tenemos gran dificultad para concentrarnos en algo y parece que estamos en nuestro mundo permanentemente. Tranquila, se pasa: todo se debe a que nuestra mente está ocupada en otra cosa, en prepararnos para ser madre.

Primer trimestre: cambios psicológicos de la gestante

Segundo trimestre, más estabilidad 


Embarazada y su montaña rusa de emociones

Durante el segundo trimestre las cosas se tranquilizan un poco. Se empieza a notar la barriguita, los movimientos del bebé, desaparecen las náuseas, nos encontramos con más ánimo y vigor y nos suele apetecer hacer más cosas. Es un periodo de calma para disfrutar del embarazo. Desde el punto de vista psicológico estamos conectando con nuestro bebé, nos comunicamos con él y eso nos hace estar más tranquilas e ilusionadas. A veces fantaseamos sobre cómo será el bebé, cómo crecerá…Es un buen momento para ir pensando nombre, si es que aún no tiene, ya es una personita y llamarle por su nombre nos hace conectar aún más con nuestro bebé.

Charlas de preparación al parto para superar el miedo

El tercer trimestre vuelve a ser un periodo complicado desde el punto de vista psicológico. El momento del parto se acerca y empezamos a plantearnos lo que pude pasar, aparecen muchos temores al proceso en sé, como miedo a que algo salga mal, miedo a que el parto se complique, miedo a lo que va a pasar… Es el momento para acudir a las charlas de preparación al parto, donde vas a recibir información profesional y fiable sobre los pasos que ocurren durante el parto o que podemos esperar en cada momento, signos de alarma, etc.

Recta final del embarazo: "¿Seré una buena madre?" 


Psique de la embarazada

En este final del embarazo vuelve con fuerza la sensación de ambivalencia emocional. Por un lado, estamos deseando conocer al bebé, pero por otro lado nos da mucho miedo cómo será nuestra reacción al conocerle. Aparece el miedo por la responsabilidad que supone tener un hijo: "¿Me gustará?", "¿Seré buena madre?", "¿Sabré hacerlo bien?", "¿Y si no le quiero...?". Son preguntas que muchas veces llegan a nuestra mente y, de nuevo, nos llenan de ansiedad. También aparecen sueños extraños sobre el parto o el bebé que reflejan el miedo a lo desconocido de la mamá, ante un cambio tan brusco en su vida.

Controla tu "síndrome del nido"

Durante el tercer trimestre suele aparecer el famoso “síndrome del nido”. La mamá tiene necesidad de preparar todo para la llegada del bebé, así que se vuelca en la limpieza, el orden o las compras, para que todo esté perfecto cuando llegue el momento.

Nuestra mente nos está preparando para la futura llegada del bebé y para los cambios en nuestra vida que se sucederán a partir de ese momento.

 

Natividad García
Matrona del Hospital Clínico San Carlos (Madrid)