Vapear: tan tóxico como el tabaco (o más) para las embarazadas

Se demuestra cómo daña los embriones

Varios estudios demuestran que vapear (fumar cigarros electrónicos con o sin nicotina) durante el embarazo tiene efectos tóxicos sobre el feto, y que éstos son muy parecidos a los que provoca el tabaco.

Vapear en el embarazo daña el embrión

Uno de estos estudios tiene firma española y concluye que vapear en el embarazo tiene efectos tóxicos sobre el futuro bebé muy parecidos a los que provoca el tabaco. La investigación liderada por el doctor Jan Tesarik -director de la clínica Mar&Gen de Granada, especialista en Medicina de la Reproducción y asesor de varios hospitales internacionales- destaca que el vapeo ha sustituido al cigarrillo clásico porque aparentemente carece de los riesgos del tabaco.

Fumar está totalmente desaconsejado en el embarazo. No hay duda en este punto para los especialistas, que subrayan de que el tabaco perjudica la salud de la madre y del bebé. El mensaje ha ido calando poco a poco en la sociedad y ha descendido el número de embarazadas que fuman. Pero al mismo tiempo ha ido creciendo el porcentaje de personas que se pasa al cigarrillo electrónico, del que ahora comienzan a conocerse estudios que alertan sobre los perjuicios que puede causar y que serían similares a los del tabaco.

Los peligros de las gestantes que vapean

Muchas embarazadas se han pasado al vapeo pensando que no existen contraindicaciones para sus bebés. Sin embargo, varios estudios recientes advierten de los efectos nocivos de vapear en el embarazo y en el desarrollo del feto, muy parecidos a los que se observan cuando las futuras madres fuman. Una reciente investigación realizada en la Universidad de Iowa, concluye que el feto en desarrollo se expone a los mismos peligros con el vapeo que si entra en contacto con humo del tabaco, que son: daño cerebral y pulmonar, y más riesgo de muerte súbita del lactante. Además, los cigarrillos de sabores también pueden afectar negativamente al feto en formación, según los autores de dicho estudio.

Varias muertes relacionadas con el vapeo


El vapeo está en el punto de mira de las autoridades sanitarias de algunos países, que están advirtiendo a la población sobre sus riesgos tras conocerse la muerte en Estados Unidos de varios pacientes adultos usuarios de los cigarrillos electrónicos. Estos fallecimientos estarían relacionados con los efectos del vapeo.

El estudio publicado por el doctor Jan Tesarik confirma el daño del vapeo durante el embarazo y su efecto en los embriones tras el análisis del ADN liberado a partir de las células dañadas a la sangre circulante (ADN libre). El informe se ha publicado en la revista Journal of Gynecology and Women’s Health y los resultados se han confirmado en otros estudios publicados por científicos australianos de la Universidad de Sidney en la revista Clinical Epigenetics

Vapear: tan tóxico como el tabaco en la embarazada

 Vapear en el embarazo, peligro para la descendencia


El vapeo en el embarazo, con efectos nocivos sobre el feto

“Los resultados de nuestros estudios con las muertes registradas en Estados Unidos nos deben llevar a pensar que el cigarrillo electrónico es un peligro serio tanto para los ‘vapeadores’ y ‘vapeadoras’ como para su descendencia”, explica el científico granadino. “Estamos investigando las posibilidades de paliar estos efectos por diferentes tratamientos, por ejemplo utilizando dosis elevadas de ácido fólico”, destaca Tesarik.

El doctor ya había advertido sobre los efectos negativos del vapeo en la gestación. “Cuando hace varios meses publiqué artículos mostrando que vapear durante el embarazo no es mejor que fumar cigarrillos clásicos, mucha gente pensó que estaba exagerando. Ahora queda cada vez más patente que, lejos de exagerar, me quedé incluso corto en mis conclusiones”.

Vapeo, no menos dañino que el tabaco clásico

Muchas mujeres embarazadas piensan que vapear es menos dañino que el tabaco, “¿pero realmente cambia algo? –se pregunta el doctor–. Los resultados utilizando nuestra propia técnica de cuantificación del ADN liberada a partir de las células dañadas a la sangre circulante (ADN libre), con nuestra propia técnica de análisis y que ya fueron publicados, quedaron complementados por unos similares hechos públicos por investigadores australianos de la Universidad de Sidney en la revista Clinical Epigenetics”, subraya.

Dori Delgado
Redactora experta en Salud