Cambios en el noveno mes de embarazo

El organismo materno se prepara para la dilatación

Cambios en la madre


Noveno mes de embarazo

En el transcurso de las últimas semanas puede aparecer un pequeño sangrado. Se trata de un sangrado cervical debido a la dilatación del cuello uterino por el inicio de las contracciones. Con el comienzo de la dilatación también se puede producir la expulsión del tapón mucoso (secreción pegajosa de transparente o de color marrón). Este hecho no es indicativo de que se vaya a producir el parto, todavía puede faltar cierto tiempo. 

La fecha probable de parto (FPP) es cuando se cumplen 40 semanas de gestación, sin embargo, el embarazo puede prolongarse hasta la semana 41 o 42. Llegados a esta fecha se trata de un embarazo cronológicamente prolongado y si no se ha producido el parto de manera natural, se debe ingresar a la embarazada para inducir el parto con el fin de evitar posibles complicaciones.

Cambios físicos

  • Debido al encajamiento del feto en el canal del parto (entre los huesos pélvicos), la barriga se nota en una posición más baja y el dolor costal pasa a ser púbico. La sensación de cansancio y pesadez es cada vez mayor. 
  • El útero alcanza los 40 centímetros y se sitúa a la altura del esternón. 
  • El peso total ganado a lo largo del embarazo es de entre 11 y 15 kilogramos.

Cambios en el hijo en el noveno mes de gestación


  • En la semana 40 el feto tiene un peso medio de 3350 gramos y una altura de 48 – 52 centímetros.
  • A partir de la semana 37 ya no se considera un niño prematuro, está listo para la vida fuera del vientre materno. 
  • Todos sus órganos ya están maduros y, debido a su tamaño, apenas dispone de espacio para moverse en el interior del útero. 
  • En este periodo, la placenta ha permitido un mayor paso de anticuerpos maternos hacia el feto para proporcionarle una mayor protección frente a las infecciones en el momento de nacer.