Por qué calcular tu índice de masa corporal antes del embarazo

Con un buen IMC tu embarazo (y tu bebé) será más sano

Lograr un peso ideal durante el embarazo es una de las recomendaciones médicas para conseguir una gestación saludable. ¿Cómo puedes conseguirlo? El primer paso es calcular tu índice de masa corporal (IMC) antes del embarazo: sólo con un buen peso antes de concebir ayudarás al buen desarrollo del bebé. Y si consigues que el aumento de peso en tu gestación sea de forma controlada, te librarás de algunas complicaciones de embarazo y el parto.

¿Tienes un índice de masa corporal saludable?


Los endocrinos y ginecólogos lo recomiendan a las mujeres que quieren ser madres: conocer su índice de masa corporal antes de quedarse embarazadas para que puedan adelgazar (o engordar) de cara a la gestación.

No se trata de una mera cuestión estética: un peso excesivo en la gestación acarrea riesgos. Sobrepeso y obesidad pueden causar problemas de fertilidad, tanto en el hombre como en la mujer. En el hombre, algunos estudios señalan que afecta a la calidad del semen y altera la movilidad de los espermatozoides. En la mujer es la causa de desórdenes en los sistemas endocrino y metabólico que pueden traducirse en ausencia de ovulación y en peor calidad de los ovocitos.  

El sobrepeso puede afectar al ciclo menstrual femenino, dificultando el cálculo de los días fértiles y con mayor probabilidad de quedar embarazada. Además, un exceso de peso puede afectar a la producción de estrógeno, porque una mayor proporción de grasa en el organismo puede llevar a un exceso en la producción de estrógenos que desemboque en un desequilibrio hormonal capaz de afectar a la ovulación y, por tanto, impidiendo el embarazo.

Calcula tu IMC antes del embarazo

Empieza a cuidar tu peso antes de la gestación


  • Mentalízte antes. Muchos estudios demuestran que un aumento de peso sano durante el embarazo depende en buena parte del estado de la mujer antes de la gestación. La motivación y el propósito de perder peso deben ser fuertes en este momento de tu vida.
  • Consigue el IMC ideal. Lo mejor es buscar el peso ideal antes del embarazo, desde el momento en el que se decide dar el paso para ser madre. Con ello y los consejos del médico se logrará planificar mejor la gestación y vivirla de manera saludable.
  • Controla los kilos del embarazo. La mayor parte del peso se gana en el segundo y tercer trimestre del embarazo, ya que durante los tres primeros meses apenas se suele aumentar.
  • "Pésate" en nuestra báscula online. Para ayudarte a saber si estás en el peso correcto, no dudes en consultar nuestra calculadora de peso en el embarazo con la que podrás controlar la evolución en cada semana de gestación y comparar con el rango de peso que se considera sano para esa etapa.

Dieta y ejercicio físico, aliados para el peso ideal


Para conseguir un peso adecuado durante el embarazo, lo más eficaz es seguir una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico adecuado a esta etapa. Si además la mujer ya mantenía una alimentación sana y practicaba actividades físicas antes, se enfrentará mucho mejor a su futura maternidad. Estos hábitos, que son saludables en cualquier momento, no sólo durante la gestación, evitarán una ganancia excesiva de peso en las embarazadas y favorecerán una mejor recuperación tras el parto.

Riesgos de la delgadez extrema. Los médicos aconsejan unos cuidados previos al embarazo, buscar ese peso ideal antes, ya que tan perjudicial puede ser el exceso como el defecto. Las mujeres excesivamente delgadas pueden tener mayor riesgo de parto prematuro y de dar a luz bebés con bajo peso, que pueden tener problemas en su desarrollo.

Calcula tu índice de masa corporal

Riesgos del sobrepeso para las embarazadas


Aquellas que llegan con mayor peso del recomendado, deben aumentar menos kilos durante el embarazo. Entre los riesgos que los expertos señalan por la ganancia excesiva de peso durante la gestación se encuentra un aumento de la presión arterial que puede provocar bajo peso en el bebé o complicaciones respiratorias, diabetes gestacional, fatiga o carga adicional para la musculatura que puede aumentar los dolores de espalda y en las piernas de la madre. Además, en caso de que haya que practicar alguna intervención durante el parto, como una cesárea, puede haber más riesgo de complicaciones.

Algunos estudios relacionan también la obesidad de la madre con mayor probabilidad de que su hijo tenga problemas de sobrepeso en el futuro, así como mayores riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares y metabólicas, como la diabetes.

 Cuando una mujer está intentando quedarse embarazada y a la vez intentando perder peso debería hacerlo bajo la supervisión de un especialista: la futura madre reciba todos los nutrientes necesarios para el buen desarrollo de la gestación. No es un momento adecuado para hacer dietas.

Mejor con tu peso ideal en tratamientos de fertilidad

  • En los tratamientos de fertilidad también puede influir el peso de la futura madre.
  • La respuesta a la estimulación ovárica en mujeres con sobrepeso es peor que en aquellas que tienen un peso normal.
  • Algunos estudios recientes señalan que los ovocitos de pacientes con sobrepeso son más pequeños y tienen menos posibilidades de completar el desarrollo después del proceso de fertilización.
  • Por eso muchas clínicas de fertilidad recomiendan tratar el exceso de peso y buscar el peso ideal antes del embarazo y de comenzar un tratamiento de reproducción asistida.

 

Dori Delgado