Bebés nacidos por cesárea, con más bacterias potencialmente peligrosas

19 Sep 2019
Bebés nacidos por cesárea, en contacto con microbios peligrosos

Hasta ahora creíamos que lo peor de la cesárea era el dolor de la recuperación posparto, de la lactancia materna (sin apenas poder coger al bebé) o de los cuidados de la cicatriz... Pero existe algo que quizá sea peor, según un estudio publicado en la revista "Nature". Esta investigación, la mayor realizada sobre el microbioma en recién nacidos, confirma que los bebés que han venido al mundo mediante cesárea tienen en su microbiota más bacterias “potencialmente peligrosas”.

Cesáreas, vinculadas a microbios resistentes

Según científicos del Instituto Wellcome Sanger, el University College de Londres y la Universidad de Birmingham, se constatan grandes diferencias entre las dos vías de nacimiento, la vaginal y la cesárea, que afectan a la flora intestinal (o microbioma) del recién nacido. Tras revisar el microbioma de 596 bebés a lo largo de un año y de 175 madres, la conclusión de la investigación concluye que los niños que atraviesan el canal del parto (parto vaginal) reciben la mayoría de las bacterias del intestino de sus progenitoras, muchas de ellas beneficiosas. Sin embargo, en los partos por cesárea los microbios más abundantes son los del ambiente hospitalario y entre ellos hay varias especies del grupo de microbios resistentes a antibióticos.

Estos microorganismos se encuentran en ocho de cada diez bebés nacidos por cesárea y en cinco de cada diez niños nacidos mediante parto vaginal. El peligro reside en que debiliten el sistema inmune del bebé, muy inmaduro en los primeros meses de vida, o que se "instalen" en el torrente sanguíneo del niño. Los investigadores creen que se deben hacer más estudios a largo que confirmen las sospechas de que la cesárea aumenta el riesgo de asma y alergias un 30%. Estas bacterias también se relacionan con un mayor riesgo de obesidad en la edad adulta.

A pesar de los resultados, los autores del estudio indican que si una cesárea tiene indicación médica, lo correcto es hacerla. Y en cuanto a las bacterias intestinales (no vaginales) maternas encontradas en los bebés que nacen por vía vaginal, los expertos señalan que lo que demuestran es que carece de evidencia la práctica del frotis vaginal para transferir bacterias de la madre al bebé nacido por cesárea (mediante gasas que han pasado por la vagina materna), realizada en algunos centros.

Cómo se forma el microbioma del bebé

Además del modo de nacer, hay otras circunstancias que afectan a la conformación del microbioma del niño. Uno muy importante es el uso de antibióticos, que podría estar incidiendo en el aumento de los casos de obesidad. La alimentación con leche materna es otro factor clave: recordemos que la leche es un "alimento inteligente" capaz de pasar al bebé anticuerpos maternos, además de todos los nutrientes que necesita para su desarrollo. Y además, influye el ambiente en el que se desenvuelve el pequeño durante su primer año de vida: si tiene hermanos, mascotas, contacto con la naturaleza o por el contrario vive en un ambiente más "esterilizado", con escasez de microorganismos.

España: objetivo, hacer las cesáreas precisas

En España el 24% de los niños nacen mediante ce​​​​​sárea en la sanidad pública y el 35% en las clínicas privadas. La tasa "ideal" de este tipo de partos ronda el 10 o 15% según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En el mundo la tasa de cesáreas crece cada año: en 2015 llegaba al 21% de todos los partos registrados. Brasil, con el 55% y México, con el 45%, son dos países que ofrecen cifras escandalosas de partos por vía abdominal. 

 

Carmen Arnanz
Redactora experta en Salud