Bebés con más riesgo de asma si tienen una flora intestinal más pobre

04 Ago 2016

 

La composición de la flora intestinal del bebé es de gran importancia, según las últimas investigaciones en Pediatría. Si el microbioma del lactante (conjunto de microorganismos que componen la flora intestinal) es pobre en ciertos tipos de microorganismos durante sus primeros cien días de vida, el pequeño tiene un riesgo mayor de sufrir asma. Son las conclusiones de un estudio realizado en la Universidad de la Columbia Británica (Canadá).

Los investigadores que trabajaron en este estudio, dirigido por el pediatra Stuart Turvey, administraron a ratones con predisposición al asma un suplemento de las bacterias beneficiosas para la flora intestinal. El resultado es que las posibilidades de estos animales de padecer asma se reducen cuando su microbioma recibe los nuevos microorganismos.

Podría evitar ciertos partos prematuros

También en la escuela de Medicina Baylor de Houston (Estados Unidos) se están estudiando las bacterias que contiene la placenta humana para comprobar si las alteraciones en el microbioma materno puede desempeñar un papel importante en los partos prematuros. Este tipo de partos cada vez es más común en las sociedades desarrolladas y constituye una de las complicaciones más graves del embarazo.

Además, otros estudios revelan que la composición de la flora intestinal está alterada en pacientes que sufren infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Los expertos se plantean tratar el microbioma de estos enfermos para que mejoren los resultados de sus tratamientos.

En resumen, los especialistas en el microbioma humano se han dado cuenta de que aumentan las enfermedades que tienen como denominador común un proceso inflamatorio o inmunitario. Es el caso del asma, el cáncer o la esclerosis múltiple, enfermedades que pueden tener mucho que ver con la composición de la flora intestinal de los pacientes.